Estrategia de Negocios

Adiós a los juicios orales

Los juicios orales dan un giro y ahora se apegan a los estándares internacionales pero tomando la experiencia colombiana. A partir de este año existen diversos cambios sustanciales, comenzando con la presencia del juez en todas las audiencias, circunstancia que en nuestro sistema tradicional pocas veces sucede. El Ministerio Público tendrá una participación más activa, tan es así que lo que no pida expresamente no será concedido por el juez. Todas las audiencias serán videograbadas por la autoridad, aunque habrá sus excepciones, como es el caso de la prisión preventiva.

Además existen nuevos mecanismos para la terminación anticipada del proceso. Sin duda, el mayor reto es su implementación, en primer lugar, por falta de presupuesto para las instalaciones físicas donde se llevarán a cabo las audiencias. La falta de capacitación de los operadores jurídicos, pues actualmente la mayoría de los servidores públicos que forman parte de la procuración y administración de justicia no están suficientemente capacitados para atender las necesidades que la reforma procesal penal conlleva y la mayoría de los abogados litigantes tampoco lo estamos.

No obstante, la prohibición expresa del Código Nacional de Procedimientos Penales de permitir que los medios de comunicación video graben las audiencias es uno de los puntos que más causa expectativa, situación que a decir de César Cerisola, abogado penalista de la firma KATZ Cerisola y Domínguez, obedece al principio de presunción de inocencia y al derecho de la persona imputada a no ser exhibida.

Sin embargo conviene precisar que existe una excepción y es que cuando las partes estén de acuerdo en que la audiencia o audiencias sean videograbadas por los medios de comunicación, lo serán, lo que sin duda es un gran acierto.

En fin, habrá que seguir de cerca los nuevos cambios a los que se deberán ajustar las autoridades en materia legal, dado que actualmente el sistema tradicional se encuentra rebasado por la cantidad de averiguaciones previas y procesos existentes, sin la posibilidad de concluirlos de manera anticipada, a través de los diversos medios alternativos que se prevén en el nuevo código procesal.

A fin de cuentas, el código no resolverá la impunidad que existe en el sistema penal ni para bajar los índices de delincuencia. Este código únicamente es una herramienta que establece nuevas reglas del juego en el procesamiento penal, partiendo del respeto a los derechos humanos.

Aunque es una realidad que el mayor acierto de este código es la unificación de las reglas procesales, así que no habrá que perder de vista los pasos rumbo a los juicios orales, que si bien tardarán todavía unos años en ser aplicados en territorio nacional, en el DF ya comenzaron a funcionar, y ahora deberán ajustarse nuevamente a reglas que en teoría permitirán un mejor funcionamiento y mudanza de lo que hoy opera a lo que se busca. Serán, ojalá que sí.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: