Estrategia de Negocios

CNSF y AMIS cierran filas

Las implicaciones de la nueva Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas en las compañías aseguradoras, así como los efectos del tema regulatorio conocido como Solvencia II son los temas que el sector asegurador pone ya sobre la mesa con mucho interés, para que se resuelvan a la brevedad.

Hoy se reunirán en el Club de Industriales Fernando Solís Soberón, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, y el presidente de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, Manuel Aguilera. Además de Spencer Stuartparticiparán el Latin America Insurance Practice Leader, Norton Lara, y la Mexico Insurance Practice Leader, Ángeles C. Fernández.

Sin duda, el eje de esta reunión resulta de gran relevancia, debido a la coyuntura que vive la industria aseguradora ante  la implementación del modelo Solvencia II, el cual se prevé podría tardar dos años  en su aplicación.

Este esquema tiene como objetivo reforzar las garantías para los asegurados y colocar a México a la vanguardia internacional.

Datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al mando de Luis Videgaray, detallan que en México sólo 24% de la población tiene acceso a seguros, por lo que la autoridad y el sector asegurador en el país trabajan de manera conjunta para encontrar los esquemas más adecuados para los usuarios.

Sin lugar a duda se espera que salga humo blanco en pro de seguir mejorando las condiciones del sector asegurador.

No hay que perder de vista esas reuniones, en las cuales se espera que mejore la colaboración en pensiones de beneficios definidos, rediseñar el esquema de competencia y cobertura de rentas vitalicias, y pensiones de contribuciones definidas, promover la equidad fiscal entre coberturas y poblaciones, además de la colaboración del sector privado en vida e invalidez.

Así como externalizar el proceso de dictaminación de la incapacidad laboral y la invalidez, además de subcontratar con el sector privado tenga el control de pacientes crónicos podrían ser una realidad en breve. Y es que los parámetros se contemplan en el programa llamado Salud Universal.

El objetivo es crear un instrumento de política pública para proteger a  la población trabajadora y a sus familias contra diversos riesgos sociales y garantizar un nivel mínimo de bienestar.

También contempla ampliar la cobertura de prestaciones en dinero (enfermedades y maternidad, vida) a la población trabajadora formal no asalariada.

Además, considerar la posibilidad de que la población trabajadora formal no asalariada pueda optar por aseguramiento privado en salud, sujeto a la preservación de la solidaridad en el financiamiento y la cobertura de un esquema integrado y preventivo de atención médica.

Ya veremos qué tanto se avanza, pues, vaya que es un sector por demás prioritario, más cuando tenemos un sistema de salud pública en problemas. Sólo esperamos que Aguilera y Solís Soberón puedan sentar las bases por las que trabajarán en la misma dirección.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: