Estrategia de Negocios

Cofepris frena adelantos en salud

Detectar el virus del papiloma humano, de una forma por demás sencilla antes de que se convierta en cáncer cervicouterino; contar con fórmulas que permitan a las farmacéuticas dar un paso hacia la medicina personalizada y contar con tecnología que ayude a detectar un padecimiento a través del ADN y dar un diagnóstico, ya son posibles.

Sin embargo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), al mando de Mikel Arriola, aún es lenta. La tecnología biomolecular en cuanto a salud se refiere da un paso interesante a escala internacional y, aunque México está preparado para recibirla, la burocracia en cuanto a regulación y permisos son las principales limitantes en este rubro.

Aun cuando las investigaciones sobre ADN, proteínas y todo lo relacionado con el sistema molecular ya da un paso hacia la medicina enfocada a atender padecimientos que se conocían, pero que no tenían un tratamiento, peor aún, no tienen cura, en nuestro país este paso parece alejarse de frente a los tiempos y trámites que se deben cumplir, para incursionar aquí.

Mientras en países como Colombia los permisos por su entidad regulatoria es de un mes, en México éste puede aplazarse a un año.

Es cierto que la Cofepris avanzó homologando y abriendo las puertas a la tecnología en salud con el visto bueno de la FDA de EU, aunque las investigaciones también están llegando de países europeos.

Por lo pronto, y mientras la burocracia juega en contra de los avances tecnológicos, dejando sólo dar pasos breves en materia de investigación, rubro en el cual, por cierto, México destina muy poco, la medicina generada por el ADN, las células y las proteínas son más que una realidad.

Las farmacéuticas internacionales de la talla de Eli Lilly, que encabeza Carlos Baños, ya hacen lo propio y muy en serio, así como aquellas firmas que le apuestan a la investigación, donde incluso hacen cosas en conjunto con el gobierno federal, al mando de Enrique Peña Nieto.

Aunque dicha alianza gobierno e iniciativa privada podría ser todavía más fructífera si se pudiera favorecer vía incentivos la inversión en investigación tecnológica, a fin de evitar que el mundo de la salud quede rebasado por enfermedades crónico-degenerativas cuyo costo sea más alto, que la propia apuesta por tecnología que ayude en la prevención.

Así que habrá que ver hacia dónde se van tomando las decisiones en materia de investigación en salud, dado que a escala internacional existen 30 mil enfermedades conocidas, de las cuales sólo diez mil tienen tratamiento, mas no cura, y en definitiva será la medicina a base del ADN, moléculas y proteínas las que puedan entrar a atender este hueco en la medicina.

Porque vía está herramienta como se conocerá la causa y se enfocará la mejor cura de acuerdo al paciente.

Por lo pronto, aunque México está dentro de los siete países con mayor urgencia para que llegue este tipo de tecnología, con mayor fuerza, Estados Unidos, Rusia y Japón son quienes más le apuestan a la inversión en investigación biomolecular.

Qué se está haciendo, qué viene y qué paso ya se dio en México vía la Secretaría de Salud, que encabeza Mercedes Juan. De esto le platicamos mañana.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: