Estrategia de Negocios

De 2 a 5% del PIB con la energética

En puerta la Reforma Energética. Más que necesaria es la aprobación y definición de la Reforma Energética y las leyes secundarias, si es que México quiere seguir avanzando a nivel internacional, de lo contrario, se dará un revés que nos lleve a ser sólo importadores de energéticos e hidrocarburos para atender la demanda nacional.

Todo indica que la aprobación de esta reforma es sólo cuestión de voluntad política, para nadie es desconocido que ese paso es por demás prioritario, dado que la frase de “vamos a vender a Pemex” ya nadie se la cree, menos cuando la inversión privada en esquemas y proyectos del gobierno es una práctica común a nivel internacional.

En México, en específico al interior de Pemex, se dio con las reformas de 1992, que si bien comenzó a tener frutos cinco años después, en la actualidad es una realidad que aporta inversiones de 43 mil millones de dólares en proyectos de energía eléctrica, dando entrada a las energías renovables.

Es cierto que la reforma actual da un giro de 180 grados a la forma de cómo se hará negocio tanto en el tema de energía como en el de hidrocarburos, no sólo porque en este segundo sector se abre por primera vez la participación de la iniciativa privada, sino porque las reglas cambian por la vía de la Constitución. Dando pie al fortalecimiento de algunas instituciones involucradas y a la creación de otros organismos.

Pero, para muestra de lo que puede representar para México esta nueva reforma, hay que voltear a ver lo que hasta ahora se ha logrado con la reforma de 1992, la cual ha permitido inversiones por 43 mil millones de dólares tan sólo en proyectos de energía eléctrica. En este caso las proyecciones son que la aportación pase a representar de 2 a 5% del PIB en menos de cinco años.

Y en la actualidad hay comprometidos dos mil 300 millones de dólares, tan sólo en proyectos relacionados con energía solar, a ellos se deberían sumar los que tienen que ver con energías renovables e hidrocarburos.

Se habla que la inversión privada anual podría ser de 30 mil millones de dólares mientras que la de Pemex es de 20 mil millones de dólares.

Es una realidad que hay que cuidar que esa dinámica no se pierda ni se tenga que esperar cinco años para que los cambios en este sector se den, en teoría se debería de haber aprendido de los movimientos que se dan y agilizar la implementación de las reformas, sin que ello se traduzca en descuidos.

No hay que olvidar que de tres instituciones que hoy definen el rumbo de los energéticos, pasarán a ser ocho, y que aun la Comisión Federal de Electricidad y Petróleos Mexicanos no se han definido como instituciones que puedan entrar a invertir en mercados extranjeros, lo cual traería mayores inversiones, pero también mayor transparencia en la forma de operar de ambas instituciones.

La pregunta es si los partidos políticos de oposición buscan un avance en la materia en pro de todos o sólo beneficio partidista, condicionando su aval a ésta a cambio de otros ajustes que les favorezcan a ellos.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: