Estrategia de Negocios

Desaliento en vivienda, crédito y constructoras

El sector de la vivienda este año quedará debiendo. No sólo por la quiebra en la que se encuentran los cuatro jugadores principales; Urbi, Homex, Sare y GEO, sino por la falta de estrategias por desarrollar.

Me refiero al cofinanciamiento que sigue siendo un punto clave a desarrollar, porque hasta ahora sigue en stand by. Una de las grandes limitantes ha sido la falta de promoción y su utilidad para la adquisición de una vivienda.

En territorio nacional existen infinidad de despachos de asesoría patrimonial e instituciones financieras, las cuales podrán orientarlo si se está interesado en la compra de un bien inmueble a través de un cofinanciamiento, pero prácticamente la tarea la tiene que hacer el derechohabiente del Infonavit y del Fovissste.

El Infonavit participa en un esquema llamado Cofinavit, en el que una parte de los recursos los presta el Infonavit y otra, un banco o sofol  para comprar una vivienda en cualquier parte del país.

Aunque esta oferta parece ser de las más atractivas en el mercado inmueble, simplemente representa uno por ciento de los créditos que se otorgan.

Existen algunos bancos que ofrecen créditos a una tasa fija baja que va desde 9.99%, con un Costo Anual Total (CAT) de 12.56% y un plazo de 20 años, además de que hay ofertas más caras en el mercado.

En el caso de las tasas de interés que devenguen los créditos del Infonavit serán las mismas autorizadas para los créditos otorgados en forma directa, de acuerdo al ingreso del trabajador, éstas oscilan entre cuatro y diez por ciento, según el salario del trabajador.

Respecto al Fovissste las tasas de interés van de cuatro a seis por ciento. Sin embargo, ambos créditos están contratados a Veces Salario Mínimo (VSM), indicador que funciona como un factor que se modifica constantemente, de acuerdo con el alza que registre el salario mínimo.

Aunque es cierto que el Infonavit, cuando Víctor Manuel Borrás estaba al frente, arrancó con los primeros financiamientos del programa Más Crédito, a través del cual aquellas personas que ya habían solicitado un crédito con el organismo ya tenían acceso a un segundo préstamo, si así lo deseaban. La realidad es que no se le ha dado más juego del establecido.

La expectativa del Infonavit es que a través de esta nueva figura del segundo crédito se espera que contribuirá a detonar la industria de la vivienda no sólo en esta administración que está por concluir, sino  en los próximos 20 años, dado que se podría generar hasta un millón de créditos adicionales.

Mientras que la expectativa del Fovissste es que sea la misma economía la que detone los créditos, siendo la banca uno de los atractivos más importante en este sentido, claro, siempre y cuando la inflación no haga de las suyas con las tasas de interés tan elevadas.

Pero ahora el foco rojo son las constructoras, ¿será que 2014 tenga un mejor color para todo el rubro? Ojalá que sí.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: