Estrategia de Negocios

Dos reformas en puerta

La aprobación de las reformas estructurales, llámense energética o fiscal, son por demás urgentes y, aunque las cartas ya están echadas, la realidad es que sigue el juego de ni tanto ni tan poquito; ni que se elimine el sentimiento patriótico, pero tampoco que se deje a un lado en el desarrollo al sector empresarial.

En fin, la realidad es que la administración federal, de Enrique Peña Nieto, necesita tener recursos adicionales de 6% del Producto Interno Bruto, en el corto plazo, para que sus planes de seguridad social e impulso del gasto público se lleven a la realidad.

De ahí que la aprobación de reformas como la fiscal son por demás apremiantes. A lo que, además de que la reforma fiscal sea de carácter recaudatorio, debe buscar incorporar a los informales para que paguen impuestos.

Además, por supuesto, será necesario que a dicha reforma se apegue la energética a fin de que ambas aporten recursos.

Se esperaría que por recaudación se obtenga 2.5% del PIB; por eficiencia recaudatoria 1.5% del PIB; que la reforma energética aporte 1.5% de PIB y que la reducción del gasto apoye con 0.5% del PIB.

Impacto que no se verá con seguir incrementando los impuestos vía ISR o con la misma base gravable, de ahí que la aportación de alimentos y medicinas, aunque de forma gradual, debería ser necesaria. Es decir, regresar a los años 70; cuando el IVA en alimentos y medicinas era una realidad.

Se dice que dicha situación tendría un impacto más fuerte en el sector de clase media y, aunque ello es real, el gobierno de Enrique Peña Nieto tendría que hacer valer el derecho de la conformación de esquemas que apoyen a dicho sector, a fin de que el impacto positivo sea una realidad y no deje mermas más severas en la economía.

Además de ir eliminando los beneficios fiscales que tienen algunos sectores, que van más allá de los sindicatos, qué decir de la tasa preferencial de 11 por ciento que existe en la zona fronteriza, la cual ha generado evasión fiscal.

Así que eliminar el régimen de consolidación fiscal y revisar regímenes fiscales de privilegio será una necesidad, así como prever una propuesta de régimen fiscal simplificado para las pequeñas y medianas empresas, con la finalidad de que tengan una mejora en su productividad.

Habrá que seguir de cerca el proceso energético y fiscal que, vaya, ya no son una necesidad sino una urgencia para el desarrollo de la economía mexicana, de lo contrario seguirán siendo quienes ya pagan a los que se les cargue la mano en materia fiscal, lo cual también traerá una carga importante y podría poner en jaque a la clase media.

Situación similar a que si se acepta el IVA en alimentos y medicinas. De ahí que la contraparte, o bien, los mecanismos que amortigüen los efectos, deberán ser presenciados por el mismo gobierno federal, pero de que se necesitan cambios de fondo y forma, eso es una realidad.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: