Estrategia de Negocios

El ahorro de la investigación en salud

La apuesta por elevar la calidad de vida en materia de salud no parece ser una prioridad, dado que la reforma más importante y los pasos coyunturales se mantienen en espera por parte de las autoridades competentes.

No así, los pasos que se dan en la iniciativa privada, donde la apuesta sigue siendo avanzar en la mejora de moléculas e incluso en la convivencia de ellas a la hora de tratar una enfermedad crónico-degenerativa.

Situación que aun cuando podría encarecer el medicamento de forma inmediata, a la larga es mucho más económico dado que se previenen complicaciones posteriores, incluso posibles cirugías, cuyo costo para el país como para el paciente es más que oneroso.

Y situación que tiene bien clara Cofepris, al mando de Mikel Arriola, pero que en algunas instancias públicas que dependen del IMSS e ISSSTE se han quedado para después por presupuesto inmediato, aunque el uso de moléculas más efectivas y de mayor investigación ayudaría a que el presupuesto de mediano y largo plazo fuera a la baja.

En la institución de salud pública no parece estar presente la posibilidad de incursionar en la atención de padecimientos crónico-degenerativos, como en el Seguro Popular, donde ni siquiera una diabetes podría tratarse. Y estamos hablando de uno de los padecimientos más importantes que sufre la población mexicana.

Pese al panorama, el gremio farmacéutico le apuesta muy en serio a la investigación y desarrollo. Incluso promete este año, y también en 2016, ser un periodo donde volverá a reactivarse la llegada de nuevos medicamentos éticos que combatan y erradiquen padecimientos crónico-degenerativos.

Lo cual será por demás importante, tras considerar que las enfermedades crónico-degenerativas en el mundo afectan a más de 382 millones de personas y se espera que para 2035 el número de pacientes aumente a 592 millones.

En México se calcula que el costo de enfermedades crónicas es de 80 mil millones de pesos, pudiendo duplicarse fácilmente en un lapso de tres años, en caso de no erradicarse o atenderse de forma seria. Y aun así no se habla de medidas drásticas de prevención o inversión en tratamientos más efectivos.

Por lo pronto, México está dentro de los países que concentran a más personas, de entre 20 y 79 años, con enfermedades crónico-degenerativas, al igual que China, India, Estados Unidos, Brasil y Rusia.

La CNDH precisa o distorsiona 

Con respecto al caso de la colaboradora de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que padece tres cánceres y que tuvo que interrumpir su tratamiento de quimioterapia poniendo en riesgo su vida, vale la pena decir que a dicho proceso médico, compuesto por 25 sesiones de quimio, le faltan cinco por recibir.

Es importante precisar que la oficina de Comunicación Social de la CNDH argumentó a los medios de comunicación que ellos están atendiendo el caso y que es la aseguradora la que se está poniendo  difícil.

Falso, la aseguradora por ley debe renovar a un asegurado dentro de los 30 días posteriores al vencimiento de la póliza, solamente que para incluir los padecimientos existentes debe recibir la carta cobertura de la institución, en donde se incluya el nombre de los que fueron asegurados en diciembre del año que terminó, o sea, 2014.

Aunado a ello, la CNDH, al mando de Luis Raúl González Pérez,  elaboró su carta cobertura a la nueva aseguradora en diciembre de 2014 y excluyó deliberadamente a la colaboradora, aun teniendo ésta vigente la póliza del seguro y vigente el contrato de trabajo. Así o más claro.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: