Estrategia de Negocios

El costo crónico

Vaya que las enfermedades crónicas siguen siendo una deuda silenciosa para el país, que de no atenderse se convertirán en una bomba de tiempo, donde incluso se pone en riesgo la viabilidad de la mano de obra y al sector empresarial.

Para quien piensa que la diabetes y las enfermedades renales no son una epidemia incosteable para la Secretaría de Salud, de Mercedes Juan, sólo esta semana se dio a conocer que en México los padecimientos relacionados con la fragilidad ósea representan costos por más de 400 millones de dólares anuales.

Más aún, se prevé que para 2020 el gasto para los tratamiento de osteopenia, osteoporosis y fracturas por estas causas aumente 42%, hasta llegar a la cifra muy difícil de costear de 600 millones de dólares.

De manera detallada, se sabe que el IMSS, bajo la dirección de José Antonio González, encabeza la lista de los organismos que más recursos dedican a estos padecimientos, con un monto superior a 190 millones de dólares.

No obstante, lo preocupante es que el segundo lugar en magnitud de gastos se lo lleva el bolsillo de los mexicanos, el cual absorbe hasta 28.2% del costo total del tratamiento de esta problemática en el país.

Las estadísticas indican que cuatro de cada diez personas mayores de 40 años tienen alguna enfermedad relacionada con fragilidad ósea, donde hasta 20% de los pacientes que sufren fractura de cadera mueren en el primer año posterior al evento.

En fin, ojalá que comiencen a establecerse programas enfocados en atender padecimientos crónicos, o más aún, que se impulsen programas preventivos.

Reforma vs. prestaciones

Durante octubre y noviembre, muchas empresas tradicionalmente plantean y negocian con sus sindicatos las estrategias a seguir el próximo año.

Realizan evaluaciones y se allegan de encuestas de remuneración total de corporaciones de capital humano, con la finalidad de contar con información que les permita tomar la decisión de ampliar o no su base de trabajadores y para calcular, con base en la inflación y otros factores, el nivel salarial y el paquete de prestaciones que otorgarán a sus trabajadores el siguiente año.

Sin embargo, hoy, las empresas consideran un nuevo factor en su contra, una reforma hacendaria que, de aprobarse, pegará a la previsión social y al ahorro de sus trabajadores y esto se traducirá en un costo de hasta 8% adicional para las empresas, lo que desincentivará la generación de empleos y coartará la posibilidad de otorgar aumentos salariales en 2014 y en los próximos años.

Todo parece indicar que habría afectaciones en la previsión social y en el ahorro interno del país con un fuerte impacto en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional, cuya previsión para 2014 se verá marcada por una fuerte desaceleración económica.

En fin, habrá que esperar a ver qué es lo que se aprueba en la reforma fiscal, y ojalá que ésta sea una verdadera modificación de fondo y no sólo recaudación en beneficios de un presupuesto.

Esta columna se suma a la pena que embarga a la familia del director general de AMIS, Recaredo Arias, por la pérdida de su padre, Recaredo Arias Urzay. Descanse en paz.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: