Junta de consejo

El gran error turístico

Acapulco compendia, en síntesis, todos los errores que no se deben cometer en materia de turismo. Es un destino que se extingue inexorablemente. Ante esto, cabe recordar que existe un programa de rescate que ha quedado entre los pendientes urgentes, pese a que empresarios como Carlos Slim, y artistas como Emanuel han estado dispuestos a generar inversiones por varios miles de millones de pesos.

Es lamentable que, sexenio tras sexenio, el tema se quede para después. Y no se vislumbra, por ahora, fecha de inicio. El turismo debería tomarse con mayor seriedad, ya que, dicho sea de paso, siempre se ha mencionado que puede ser el “motor de la economía”, y nada de nada: ¿conformismo o indolencia?

Tienen que decaer las remesas o el petróleo, para que el turismo salga a flote. Cuando debería ser todo lo contrario. Con tanta riqueza natural propia de Acapulco, éste va en picada libre y no parece detenerse. Los hoteleros del Acapulco tradicional atraviesan por deficiencias que van desde escasez de agua, mal estado de inmuebles, contaminación de playas y agua, inseguridad, transporte obsoleto que, con seguridad, no aprobaría las normas ecológicas, y una falta de civismo y de cultura turística (“anfitrionía” diría la OMT) tanto de autoridades, como de sociedad, que hace del destino una tierra de nadie. La decadencia de este lugar, hay quien la marca a principios de los 90, con René Juárez Cisneros como gobernador de Guerrero, y con un Fonatur que, si bien era el rey de los bienes inmuebles turísticos, no tenía en el radar a Acapulco. Es cierto que los gobiernos federales, desde el 2003, analizaban el tema en pro de un repunte. Sin embargo, fue hasta el 2008, cuando Fonatur, entonces al mando de Miguel Gómez Mont, inicia un estudio, muy serio, que concluyó en el 2012, llamado Plan Sectorial de Desarrollo Turístico de la Zona Metropolitana de Acapulco, a fin de que el rescate de este punto turístico fuera tomado por el propio fondo y cobijado por la Iniciativa Privada con programas muy puntuales. En la zona Diamante, hablamos de constitución de la reserva urbana-turística, construcción de campos de golf de firma internacional, desarrollo de marinas, de complejos condominales y hoteles para turismo de ingreso alto. Reciclamiento de Puerto Marqués, desarrollo de un centro urbano-turístico.

En la zona Dorada, se detectó el aprovechamiento para fines turísticos de terrenos ocupados por Deportivo Acapulco, Pemex y Base Naval, desincorporación y optimización del uso del Centro de Convenciones, modernización del equipamiento, instalaciones y reclasificación de los hoteles.

En la zona tradicional se propuso: rescate del centro y barrios históricos, del Fortín Álvarez, construcción de Plazoleta de acceso en Caleta, del malecón, desconcentración del anfiteatro, conclusión del proyecto de La Quebrada, así como revitalización de Plaza de Toros, reciclamiento del terreno del Jai-Alai, rescate de hoteles tradicionales, modernización del Mundo Marino y Parque Papagayo.

El gran “pero” fue el cambio de gobiernos federales, locales y gubernamentales. Zeferino Torreblanca Galindo y Ángel Aguirre Rivero, así como presidentes municipales no ayudaron en mucho. El declive, la violencia y los inmensos temas de fraude y corrupción se hicieron presentes.

¿Se quiere realmente rescatar a Acapulco? un trazo marcado, nada fácil, pero el primer paso, es la voluntad política que, de no darse, acelerará la caída definitiva de Acapulco, oscuro precedente para destinos como Veracruz, y Puerto Vallarta.

La pregunta es, si está en el radar del gobierno de Héctor Astudillo, así como en la agenda del secretario federal de Turismo, Miguel Torruco, tomar el toro por los cuernos y hacer algo para frenar el declive de Acapulco, que, a decir de los expertos, requeriría de, al menos, 20 años para reposicionarse entre los lugares preferidos del mundo.

Será que veamos la caída total de un puerto que llegó a ser el principal destino de playa a nivel internacional, destino que fue centro de la realización de películas, festivales de cine, cede de grandes personajes y un lugar por demás importante para el turismo nacional e internacional.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: