Estrategia de Negocios

EU y México se unen por infancia

Estados Unidos y México se unen, vía sus dependencias de salud. Se trata de la secretaria de Salud, Mercedes Juan, quien se reunirá con su homóloga, la secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EU, Sylvia Burwell, con el fin de compartir estrategias para enfrentar los retos de la obesidad infantil, que afecta a ambos países. Y aprovechará al máximo su estadía en Ginebra, donde se llevará a cabo la 68 Asamblea de la Organización Mundial de la Salud.

Para nadie es desconocido que este problema se asemeja en los dos países. Hay cifras nada halagadoras, que no son dignas de presumir. De ahí la toma de decisiones de ambas dependencias en pro de establecer mecanismos acordes con la realidad para abatir el padecimiento mediante cimientos sólidos y no medicamentos agresivos.

En los últimos 14 años, la tasa de obesidad infantil ha aumentado en niños de dos a 19 años, y un marcado aumento en el porcentaje de los que eran severamente obesos. Las tasas de obesidad aumentaron de 14.5% en Estados Unidos, según datos de 1999-2000, a 17.3%, en 2011-2012. Y México no está lejos de tales cifras, que son muy similares.

Hay quien asegura que las medidas que se están tomando en estos momentos se reflejarán en números en los próximos años, y no de forma inmediata. De acuerdo con la OMS, 50% de los niños con sobrepeso tiene hígado graso y es más frecuente en las mujeres.

Ojalá que los acuerdos alcanzados por ambas funcionarias se materialicen en pasos que comiencen a abatir la obesidad. Se deben lograr más programas de desarrollo de áreas verdes. Sería excelente. En muchos casos se cuenta con espacios privados y, por lo mismo, están cerrados al público.

TRANSPARENTAR LICITACIONES

Mientras no haya una reforma al sector salud, que se ocupe de las necesidades de este siglo, seguiremos viendo licitaciones cuyo proceso se pone en duda. Es el caso de la licitación que el IMSS otorgó a la empresa Grupo Ulten para proveerle tiras reactivas de glucosa y colesterol (licitación No LA-019GYR047-T20-2015)  con un contrato de 143 millones de pesos. Aquí hay dos versiones: la primera sostiene que todo está bajo la ley, y la segunda argumenta que no se cumplieron los estándares de calidad, funcionalidad y oportunidad que deben tener las adquisiciones de este instituto. Por ello, es importante que las licitaciones sean abiertas a la prensa y que el proceso sea público.

Por lo pronto, nos aseguran que en el acta de fallo, el instituto canceló la clave de triglicéridos y, a través del Departamento de Evaluación, no realizó el dictamen de evaluación y funcionalidad de las claves de glucosa y colesterol, y los insumos necesarios para realizar las pruebas (equipos, lancetas y dispositivos de punción). Y que el veredicto se dio a un proveedor que nunca ha celebrado un contrato de abasto similar en estos insumos, y no tiene experiencia para cumplir en términos de oportunidad. Se asegura que todo está bajo control y que los procesos son adecuados, pero otras voces dicen que se podría cancelar la licitación antes de un posible riesgo sanitario por contagio, debido al manejo de hemoderivados sobre enfermedades contagiosas, como hepatitis o sida.

Será. Lo cierto es que las licitaciones deben ser más transparentes y abiertas para que no haya duda alguna sobre el ganador.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: