Estrategia de Negocios

Ficrea negociación ¿o más largas?

Este viernes, el caso de Ficrea vuelve a tomar tintes de buena voluntad por parte de las autoridades de Condusef, al mando de Mario Di Costanzo y la CNBV, que encabeza Jaime González Aguadé. Ambas partes parecen querer resolver este tema y, con ello, hacer valer parte de las afirmaciones que han hecho ambas instituciones financieras.

Este fin de semana hubo una reunión entre los ahorradores de Ficrea y las autoridades. En dicho encuentro se dejó abierta la posibilidad de que, después de que entreguen el seguro al 93% de las personas que se registraron, se busque devolverles hasta 800 mil pesos a los ahorradores que así lo decidan, a cambio de dejar en la caja del olvido el resto de sus ahorros, para aquellas personas que superaban el millón de pesos.

Por lo pronto, se espera que durante el mes de julio  se concluya con el proceso de devolución del seguro a las personas defraudadas que han sido inscritas en dicho programa. Con ello, se buscará que sea durante este año cuando  se defina el proceder de una siguiente devolución.

Dicha situación, por cierto, ya la avecinaba la CNBV, aunque con fecha de abril. Con ello, al menos, parece que ya se cumple una parte de todo lo que ha dicho esta dependencia. Esperemos que den el siguiente paso y que no se quede todo como una de las grandes mentiras de esta dependencia.

Urge tomar cartas en el asunto. Más vale tarde que nunca, porque parece que los fraudes anteriores no fueron enseñanza. Y, en ese sentido, es el IPAB, que comanda Lorenzo Meade, el que debe hacer ajustes y proteger el ahorro de las personas.

Si bien el monto del seguro de depósito no aumenta, pues seguirá por alrededor de 132 mil pesos (25 mil Udis), lo que sí debe cambiar es tener una institución más sólida detrás de dicho seguro.

Se habla de que IPAB exigirá a las Sofipos unas cuotas de uno a tres por millar. Y su entrada al segmento de ahorro popular le va a dar una nueva vertiente del Instituto de Protección para el Ahorro Bancaria, sacándolo sólo de los bancos para entrar a otro segmento: el de las financieras populares.

Este cambio también deberá venir en la Ley del Protección al Ahorro Bancario, donde el Congreso tendrá que hacer lo propio. Y donde las voces de senadores parecen haberse apagado. Se habla de que ahora la Condusef deberá asegurarse de que las sociedades financieras populares pongan en su contrato, y con letra grande, que si quiebran las personas sólo recibirán el seguro de depósito de 25 mil Udis, que son los 132 mil pesos. Lo que hace pensar que no son los instrumentos más viables y responsables para las personas, menos cuando estos instrumentos, se supone, son una de las vías más factibles para las personas de escasos recursos.

¿Qué no se sabrá que el sistema de ahorro popular es indispensable?, más cuando el esquema de las Afores está quedando rebasado por las necesidades que se tienen. Esto ha sido confirmado por el actual presidente de la Amafore, Carlos Noriega, quien afirma que es necesario duplicar el porcentaje de ahorro de los trabajadores, de lo contrario su pensión no alcanzará para mantener la vida actual, dado que apenas cubriría hasta un 40% de sus gastos.

Ojalá que la palabra de las autoridades se vuelva una verdad palpable,  muestre su verdadera fortaleza y su razón de ser, ayudar a los ahorradores pequeños o de poblados lejanos a que deje esquemas informales para buscar la formalidad. ¿Será mucho pedir? Ojalá que no.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: