Estrategia de Negocios

Ficrea y los silencios

Una vez más se vive la problemática de una empresa que se ve involucrada en lavado de dinero. Una financiera que en teoría pasa por diversas autorizaciones y vistos buenos, incluso, que ya comenzaba el trámite para convertirse en banco.

Dice el director de comunicación de la CNBV, Aurelio Bueno, que los ahorradores debieron de ser mejor asesorados y, preguntar, dado que la tasa de retorno que otorgaba era de las más altas del mercado. Pero, ¿qué no para eso están las autoridades, para que las empresas financieras que operen en territorio nacional no sólo tengan el aval sino sean derechas? Ahora también hay que corroborar lo que autoridades serias como Condusef, al mando de Mario Alberto Di Costanzo, y la CNBV, que encabeza Jaime González Agudé, autorizan.

Tan sólo en abril pasado, se decía que Ficrea, al mando de Sergio Ortiz Valencia, había incrementado sus activos en 182.7% al cerrar en más de dos mil 750 millones de pesos a diciembre de 2013, en comparación con los 973 millones de pesos reportados en el mismo periodo del año anterior.

Su directivo aseguraba que 2013 había sido el mejor año, con un crecimiento de casi 200% en todos los renglones. Aseguraba: “no tenemos secreto para el éxito, estamos haciendo lo que sabemos hacer, nuestro equipo directivo tiene mucha experiencia, más de 30 años y nos hemos rodeado de promotores de amplia experiencia”.

En ese momento la financiera atendía a más de seis mil 500 clientes, aunque su nacimiento había sido en 2006, y como figura de Sociedad Financiera Popular recibió la autorización para operar en 2008 por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Pero, ¡oh sorpresa! El viernes 7 de noviembre las autoridades financieras intervinieron gerencialmente a la firma financiera Ficrea, constituida en Jalisco, con operaciones en diez estados. Dedicada a ofrecer mecanismos de ahorro y custodia ahorro del público por cinco mil 628 millones de pesos, los cuales no podrán ser retirados por sus dueños mientras se desahoga la investigación y por un periodo máximo de seis meses, según la CNBV y la PGR.

Todo parece indicar que va bien, y de acuerdo con los tiempos. El gran “pero” es que en últimos días, las autoridades se contradicen, y dan largas para dar información a los ahorradores, quienes lo único que quieren es ver de vuelta su dinero.

¿Será que el tema volverá a tomarse con seriedad y se pueda actuar en pro de los ahorradores y no de una empresa que vuelve a hacer de las suyas? ¿Será que se aprendió del caso Stanford? O veremos un nuevo error financiero, en el que los ahorradores serán quienes paguen el costo de empresas mal constituidas.

¿Será que este viernes a medio día sí habrá reunión entre la CNBV y los ahorradores, en la que se definan los tiempos para que estos recuperen su dinero?, o ¿será que volverán a cancelar esa junta, sin avisar ni decir por
qué?

Vaya estrategias para conformar una cultura de ahorro en territorio nacional.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: