Estrategia de Negocios

GEO cambiará de manos

Este fin de semana comenzó la tercera y última fase de reestructura de GEO, de Luis Orvañanos. Con ello se visualiza luz para que pueda retomar el vuelo. Sólo que el costo de ello será de dilución de las acciones de control, para pasar a manos del mercado y bonos, en pro de seguir capitalizándola.

Sabemos que la firma y el concurso mercantil en el que se encuentra, en el actual proceso de reestructura, tuvo que reducir su plantilla laboral de diez mil a dos mil, como reflejo de su recomposición territorial y proyectos de construcción.

Será hasta mayo cuando defina correctamente su rumbo. Y aunque se prevé que el fundador de GEO se mantenga como presidente del Consejo, la directriz se pondrá a votación.

Y, en ese sentido, Iñigo Orvañanos podría ser una buena alternativa, dado que es quien está más que involucrado en el tema.

El gran pero es que GEO, de los tres grandes jugadores y dos medianos, es de los que mejor panorama tiene en la crisis en la que entro el gremio desde hace tres años.

Así que este año tampoco ha calificado como la mejor empresa para construir viviendas. Esto se debe, en mucho, a los nuevos reglamentos que se dieron en materia fiscal y que, a final de cuentas, es en los rubros de media residencial y residencial donde se verá afectada. Y justo era en estos rubros de donde se esperaba la ayuda en el sector.

A finales del año pasado, les habíamos comentado que en México la solución no es cosa del otro mundo. Se trata de inyectar capital vía gobierno federal a las constructoras a cambio de garantías, donde la tierra serviría de mucho.

La propuesta está en la mesa de análisis de la Secretaría de Hacienda, al mando deLuis Videgaray, aunque de momento no ha surgido ningún efecto positivo.

Actualmente se gestionan algunas otras puertas de salida para que este sector, que representa 0.4% del PIB no decline.

La problemática se remonta  cuatro años atrás con la quiebra de las Sofoles, que representaban 25% de los créditos directos y el crédito puente hacia las constructoras.  Eso comenzó a provocar el declive de la industria, además de que la apuesta fue a que un porcentaje importante de sus viviendas fuera destinada a atender la demanda de interés social, ramo donde las ganancias eran, simplemente, nulas. ¿Será que se pueda hacer algo más que la misma reestructura de los jugadores? Ojalá que sí.

Avance contra residuos peligrosos

El pasado viernes 6 de febrero, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de México entregó a empresas, gobiernos municipales y estatales, 47 certificados de destrucción y no existencia de Bifenilos Policlorados (BPCs). Dichas sustancias, por su elevada toxicidad, son consideradas como residuos peligrosos a nivel internacional.

Una de las empresas que destaca por su compromiso con la prevención de la salud, en la población y el medio ambiente, es Minera Frisco, que preside Carlos Slim Helú.

A seis años del proyecto que busca minimizar el impacto de los BPCs en México, el PNUD, que en México es representado por María del Carmen Sacasa, y la Semarnat, que capitanea Juan José Guerra Abud, han logrado la destrucción de más de 932 toneladas de BPCs, mediante el apoyo financiero a empresas que posean estas sustancias, financiando desde 20% hasta 100% de la destrucción o descontaminación de los equipos, lo que equivale a una inversión de 20.2 millones de pesos por dicho proyecto.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: