Estrategia de Negocios

IP, en disyuntiva…

Todo parece indicar que las cosas en materia de inversión no han podido despuntar como se esperaba, dado que la recién aprobada Reforma Fiscal no termina de acomodarse y los pendientes de las leyes secundarias dejan en disyuntiva muchos movimientos empresariales.

Se habla de que los trabajadores han sido los más afectados por las nuevas disposiciones hacendarias, principalmente, por la reducción en la deducibilidad de prestaciones sociales que pueden hacer las empresas, lo cual era un motor para incentivar la productividad y, por lo tanto, la  competitividad en México.

Aunado a ello, se está visualizando cómo el costo de la nómina les ha generado a las empresas un aumento de 18% en sus gastos.

Hay empresas que revisan el pago de más impuestos, con lo cual han adoptado ciertas estrategias, como aplicar recortes de personal. Hablamos de que hay firmas que registran un impacto más fuerte y que han tenido que reducir su plantilla laboral en 20%; aunque para algunas compañías, es sólo cosa de uno por ciento.

En 2013 había una deducibilidad al 100% en fondos de ahorro, seguro de gastos médicos, seguro de vida y vales de despensa. Si bien es cierto que ello era un gancho para atraer más talento, son beneficios que como empleado tendrías que gastarlos, si no los recibieras, y como empresa lo deducías; ahora que los montos por deducibilidad están en 53%, evidentemente es un costo adicional para las empresas.

Estas situaciones generan una pérdida de competitividad en el mercado laboral mexicano y una reestructuración de la fuerza laboral.

A fin de cuentas, estas modificaciones les repercute a las empresas, porque les cuesta más tener prestaciones de previsión social, y aunque no era cuestión de haber eliminado la previsión social, el incremento del salario debió haber sido menor para ir amortiguando el efecto de la no deducción en los gastos de previsión social.

Para especialista de recursos humanos, las empresas, para tener un impacto menor, podrían recurrir al sistema de outsourcing, el cual es una  buena alternativa para tratar de mantener la plantilla laboral, en donde  evidentemente no mantendrán las mismas prestaciones que la gente interna, pero se puede conservar de alguna manera un sueldo y prestaciones básicas.

En fin, es una realidad que la problemática no se basa en  un tema de incrementar  impuestos sobre la base cautiva que ya se tiene, sino ver cómo le hacemos para traer nuevos ingresos a los fondos del gobierno, pero con nuevas estrategias.

Así que no es extraño que las empresas se vean orilladas a la contracción de personal y el uso de esquemas de outsourcing para que el gasto sea menor, y los esquemas de asalariados y de hacer antigüedad en pro de una pensión sean temas que sigan proliferando, sino todo lo contrario.

Habrá que estar atentos al tema, a ver si se hacen movimientos en pro de una mejora en incentivos y condiciones para que el sector empresarial detone las inversiones, traduciéndose en una mejor economía y, por ende, empleo. Será mucho pedir, ojalá que no.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: