Lo del día

La economía, opina CEESP

LA ECONOMÍA ANTE UN ALUD DE OBSTÁCULOS

El INEGI dio a conocer su estimación oportuna sobre el comportamiento del PIB en el tercer trimestre del año que prevé que la economía tuvo un avance de 0.1% respecto al trimestre previo con base en cifras desestacionalizadas, comportamiento un tanto sorpresivo cuando la evolución de los principales indicadores macroeconómicos había generado una expectativa negativa. En la comparación anual con base en cifras ajustadas, por el lado de la oferta de bienes y servicios1/ el PIB registra una disminución de 0.4%, su primera caída desde el último trimestre del 2009.

Si bien la mayor incidencia negativa proviene del debilitamiento de las actividades industriales, o secundarias, que ya acumulan cuatro trimestres cayendo, los servicios, o las actividades terciarias, pierden fuerza rápidamente, toda vez que la estimación del INEGI indica un nulo avance respecto al año pasado. Sin embargo, cabe mencionar que, al considerar las cifras a dos dígitos, la estimación de los servicios muestra una reducción anual de 0.04%, que es su primera cifra negativa desde el cierre del 2009 y refleja el debilitamiento del consumo. No hay que olvidar que por el lado de la demanda agregada el consumo privado es uno de los principales motores del crecimiento.
Es un hecho que la economía está claramente estancada. Adicionalmente, persiste la tendencia hacia políticas que parecen incongruentes y que generan mayor incertidumbre y resistencia a invertir, como la reciente determinación de modificar los lineamientos para otorgar Certificados de Energías Limpias (CEL), que pone en riesgo el Estado de Derecho y cuantiosas inversiones, e incrementa considerablemente la incertidumbre. En este contexto, no sería extraño que en los siguientes trimestres se observaran variaciones trimestrales y anuales negativas del PIB.
Mientras tanto, el sector energético muestra claras señales de fragilidad financiera en un contexto de ingresos propios e inversión limitados. Ello representa un riesgo para este importante sector y para la salud de las finanzas del públicas y consecuentemente aumenta la posibilidad de desequilibrios fiscales y endeudamiento público.
De acuerdo con los resultados financieros que dio a conocer Pemex para el tercer trimestre del año en el lapso del 1 de enero al 30 de septiembre la empresa productiva del estado registró una utilidad antes de impuestos de 92.8 mil millones de pesos (mmp), 3.2 veces menor al superávit de 301 mmp del mismo periodo del año pasado. Esto reflejó la disminución de sus ingresos propios como consecuencia de un menor nivel de producción y exportación de crudo, así como un precio del barril de crudo inferior. La situación financiera de Pemex es evidentemente compleja a pesar de que su Programa de Negocios 2019-2024 señala que, como primera medida que le permitirá liberar recursos para detonar proyectos de inversión, “para el 2019 se amplió el beneficio fiscal en el pago de los derechos de producción de petróleo, a través de la publicación de un decreto que resultó en un beneficio del orden de 30 mil millones de pesos para este año”.

A su vez, los estados financieros de la CFE muestran al cierre de septiembre una utilidad, antes de impuestos, de 7,323 millones de pesos, después de que el año pasado tuviese un déficit de 26,809 mil millones. No obstante, es difícil entender esta evolución cuando la empresa no ha invertido significativamente y la concurrencia del sector privado en generación se ha visto limitada.

disminución de 585 millones en derechos al eliminar la propuesta de cobro de agua al agro, entre otros ajustes.
Un entorno de menor crecimiento y deterioro de las expectativas amenaza también la salud y estabilidad de las finanzas públicas. La Ley de Ingresos para 2020 se aprobó con base en un marco macroeconómico optimista, por lo que, de no cumplirse, los objetivos de ingreso no se podrán alcanzar, ampliando así la necesidad de recurrir a mayores niveles de déficit o de endeudamiento o de gastar los márgenes de seguridad o, de plano, de reprimir más el gasto con graves consecuencias. Ello, a fin de cumplir con los programas asistenciales prometidos por el Gobierno Federal y los proyectos con poca o nula rentabilidad social que se han iniciado.

De acuerdo con las estimaciones de la Secretaría de Hacienda, una reducción de medio punto porcentual en el crecimiento del PIB respecto a los estimado (2%) menores ingresos tributarios por 17,247.1 millones de pesos. Si las expectativas de crecimiento para el 2020 ya se ubican en 1.35%, esto significaría una pérdida de 22.4 mmp en la recaudación tributaria respecto a lo aprobado en la ley de ingresos. Y, como se señaló antes, es probable que la expectativa de crecimiento para el 2020 se reduzca aún más. Si el crecimiento del PIB el año que viene fuera de 1%, la pérdida de ingresos alcanzaría 34.5 mmp, 0 0.14% del PIB, lo que tendría que ser compensado con menor gasto para mantener el déficit público previsto o, alternativamente, hacer uso de los fondos de estabilización y deprimir así los márgenes de seguridad fiscales.

La proyección de la plataforma de producción de petróleo también enfrenta riesgos a la baja como se ha señalado en este espacio y por parte de múltiples analistas. La cifra estimada de producción para el 2020 es de 1,951 millones de barriles diarios (MDB), 13% mayor al promedio estimado de este año y cifra que no se alcanza desde mediados del 2017. Dada la falta de claridad a mediano plazo de Pemex y la resistencia que el gobierno ha mostrado a continuar con las convocatorias para que el sector privado explote campos de alto potencial, es probable que la producción sea menor. Por ejemplo, si en vez de 1,951 mbd la plataforma alcanzase 1,851 mdb un 7.2% mayor a la de este año (cifra que no se observa desde el primer semestre del año pasado), los ingresos públicos previstos se reducirían en 32.6 mmp, o 0.12 puntos porcentuales del PIB.

En este contexto de fuertes restricciones, es urgente tomar decisiones de política coherentes, que generen impactos positivos inmediatos y perdurables en la actividad productiva y generación de empleos. De otra manera, se alejará el momento de que la economía pueda recuperarse y por lo tanto la población deberá esperar más para realmente mejorar su bienestar.

La comparación del crecimiento anual estimado para México en el tercer trimestre, -0.4%, contrasta con la estimación equivalente para los Estados Unidos, +1.9%. Pero hacia adelante el entorno se ve aún más complicado si se considera que la economía de los Estados Unidos, que tradicionalmente ha sido un importante impulsor de la actividad de México, acusa signos de debilitamiento. El Departamento de Comercio informó que el PIB estadounidense mostró señales de desaceleración al estimarse una tasa anualizada de crecimiento de 1.9%, debido a un menor dinamismo del gasto de consumo personal y del gasto del gobierno. Si bien esta estimación es preliminar, la mayoría de los analistas anticipan un mayor debilitamiento en los siguientes trimestres. De hecho, la expectativa del mercado era más pesimista, ya que anticipaba un avance de 1.6% para el tercer trimestre.

Para México entonces, el escenario es de menor crecimiento, elevada incertidumbre e inseguridad y probablemente un menor impulso proveniente del exterior. Ello, no ayuda a la posibilidad de inversión por parte de la iniciativa privada. Lo que se suma a los escasos recursos presupuestados para la inversión pública, que además requieren aún demostrar su rentabilidad social.

En este contexto, no es extraño que diversos organismos y especialistas continúen corrigiendo a la baja sus pronósticos de crecimiento para el presente año. Es muy probable que en los próximos resultados de la encuesta del Banco de México la estimación promedio de los especialistas para 2019 se acerque a cero por ciento, mientras que para el próximo año lo haga al 1.0%.

Pasando a las finanzas públicas para el próximo año, el Senado aprobó la Ley de Ingresos para 2020 con un total de recursos de 6,107.7 mmp, monto que superó en 4,415 millones de pesos lo aprobado por los diputados y 11,396.6 millones más que el Proyecto de Ley de Ingresos enviado por la Secretaría de Hacienda. Las correcciones realizadas en principio por los diputados significaron un aumento de 6,981.6 millones de pesos como resultado de ajustes en temas tributarios y en el rubro de derechos que contemplaba la propuesta de cobro de agua al agro. Dicha cifra fue modificada en la cámara de Senadores mediante la
México

De acuerdo con la estimación preliminar del INEGI, durante el tercer trimestre del año el Producto Interno Bruto creció 0.1% respecto al trimestre previo, impulsado en su totalidad por el incremento de 3.5% en las actividades primarias, toda vez que la secundarias cayeron 0.1% y las terciarias se mantuvieron sin cambio. Sin embargo, en su comparación anual el PIB reportó una disminución de 0.4%, lo que significó su primera caída desde la terminación de la crisis internacional a finales del 2009. En este caso, a pesar de que las actividades primarias tuvieron un incremento anual de 5.3%, fue insuficiente para compensar la caída de 1.8% en las actividades secundarias y la de 0.04% de las actividades terciarias. Estos resultados reflejan un claro estancamiento de la actividad económica.
Durante septiembre, los resultados del intercambio comercial de México también mostraron debilitamiento. El valor total de las exportaciones de mercancías registró una caída anual de 1.3%, respondiendo principalmente a la disminución de 29.3% en las exportaciones petroleras, como consecuencia de un menor precio del barril de crudo y de la plataforma de exportación. Por el contrario, las exportaciones no petroleras aumentaron a una tasa anual de 1.0%. Por su parte, el valor total de las importaciones tuvo una disminución anual de 1.8%, resaltando la caída de 13.5% en la adquisición de maquinaria y equipo, así como la baja de 3.8% en la importación de bienes de consumo. Por el contrario, la importación de bienes intermedios tuvo un modesto avance de 0.2% anual. Con estos resultados, el saldo de la balanza comercial en septiembre fue deficitaria en 116.2 millones de dólares.
Estados Unidos

Con el objetivo de mantener la expansión económica, que ya lleva once años, en medio de la incertidumbre generada por el debilitamiento de la economía mundial, los conflictos comerciales y un menor dinamismo de la producción, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal decidió reducir en un cuarto de punto porcentual su tasa de interés para ubicarla en un rango de 1.50% a 1.75%, lo que significó su tercera corrección a la baja en lo que va del año.

En su primera estimación sobre el crecimiento de la economía en el tercer trimestre, el Departamento de Comercio informó que el PIB creció a una tasa anualizada de 1.9%, después de que un avance de 2.0% un trimestre antes. Es importante señalar que la percepción del mercado era más pesimista, toda vez que anticipaba un avance de 1.5%. El resultado el PIB se atribuye principalmente al menor dinamismo que reportó el gasto de consumo personal que tuvo un avance de 2.9%, después de que un trimestre antes creciera 4.6%. Asimismo, el gasto de gobierno creció 2.0%, después de un incremento de 4.8%, en el segundo trimestre. Aun cuando la primera estimación del PIB se basa en datos incompletos o sujetos a revisión, se perciben señales de debilitamiento, como lo sugiere la estimación del mercado.

El Departamento de Comercio también informó que durante septiembre el ingreso personal aumento 0.3%, en línea con la estimación del mercado, aunque por debajo del incremento de 0.5% reportado un mes antes. Por su parte, el gasto personal aumentó un 0.2%, similar porcentaje al avance del mes previo, pero una décima de punto porcentual por debajo de la estimación del mercado. De esta manera, la tasa de ahorro personal como porcentaje del ingreso disponible aumentó de 8.1% en agosto a 8.3% en septiembre.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: