Estrategia de Negocios

La energética hará la diferencia

Que la Reforma Energética hará la diferencia. Se abren dos panoramas: quienes aseguran que se aprobará este próximo 15 de diciembre con una visión más amplia que la propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, y quienes dicen que será la propuesta tal cual la dictamina el Presidente, visiones que marcarían la diferencia desde el crecimiento del PIB para 2014.

Una de ellas prevería una tasa de crecimiento en la economía de hasta 4%, mientras que la otra alcanzaría apenas 2.8%, aunque en ambas se vislumbra una inflación de cuatro por ciento.

La reforma tal cual la propone el Primer Mandatario es la que traería el crecimiento menor, con un tipo de cambio de 12.65 pesos por dólar y una mezcla mexicana de 86 dólares el barril, muy acorde a lo pronosticado en el presupuesto autorizado para el año que está por comenzar.

El “pero” en esta reforma sería que sólo se visualizaría como un paso más a la reforma hecha en el sexenio de Felipe Calderón, donde los cambios no se hicieron a profundidad, y lo preocupante sería que el presupuesto, en el mediano plazo, no alcance, sin un cambio en la Reforma Fiscal, donde el cambio principal sea en la carga fiscal hacia el IVA y desahogar el peso en el ISR.

Mientras que el panorama más alentador es el de la aprobación de una Reforma Energética más libre y profunda, donde la inversión pueda entrar más fácilmente y la extracción de petróleo sea un punto a favor de la economía mexicana, los cambios reales se estarían viendo hasta 2016. Durante el próximo año el inicio se traduciría en una tasa de crecimiento de hasta 4%, con un reflejo de mejores empleos y una visón de desarrollo.

Es una realidad que se deberán hacer modificaciones a la carga fiscal, donde se incluya a la economía informal y no se presione al sector empresarial vía el ISR, porque México podría caer en un esquema como el de Brasil, donde el deterioro de la economía por un desequilibrio entre el presupuesto y los gastos del gobierno federal son evidentes.

Aunado a ello, la inseguridad sigue preocupando y siendo un foco rojo para la economía interna, mientras que, al exterior, un nuevo enfrentamiento en el Congreso de Estados Unidos que ponga en disyuntiva su presupuesto, se reflejaría en una disminución económica, y con ello México se vería trastocado.

Las decisiones de la Fed son otro elemento que habrá que seguir de cerca.

En fin. Habrá que estar muy al pendientes de si se aprueba o no la Reforma Energética y en qué condiciones se hace, para saber si se avanza de forma solida o si sólo se avanza.

Y si los cambios energéticos sólo serán llevados a cabo por las dependencias energéticas o si habrá la constitución de nuevas instituciones que regulen estrategias diferentes.

Así que no habrá que perder de vista los pasos que se toman en torno a la energía y, por ende, a las instituciones involucradas, llámese Pemex, bajo Emilio Lozoya; CFE, que encabeza Francisco Rojas, o CRE.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: