Colaboraciones El día a día en los negocios Nacional

“La Ley de Austeridad Republicana, Encadenando al Elefante”

A la memoria del Dr. José Chanes Nieto

Tradicionalmente la administración pública mexicana es vista como un enorme elefante, oneroso e ineficiente, el que es muy complicado mover. Hace unos días el propio presidente López Obrador fue víctima de ello, al reconocer que por las trabas burocráticas de su gobierno no sé habían podido cobrar los cheques que les había entregado a los habitantes de los municipios de Cochoapa y de Metlatónoc, Guerrero, cuando él se los había entregado en un evento público hace más de dos meses. La burocracia dijo: “me hace pasar vergüenzas”, inmediatamente y para matizar el comentario y a pesar de que había señalado que ya no lo iba a hacer, volvió a echarle la culpa a administraciones anteriores al señalar que: “Nos dejaron un elefante echado, reumático, mañoso, que hay que pararlo y empezarlo a empujar para que camine”.

Bueno pues a ese elefante “reumático y echado”, le acaban de colocar una “cadena de acero” en las patas que hará aún más complicado si quiera que el elefante se levante. Esa “cadena” es la nueva Ley de Austeridad Republicana, la cual fue aprobada en la Cámara de Diputados, con 321 votos a favor, 124 en contra y una abstención.

Las consecuencias negativas de la ley en la administración pública mexicana y en la calidad de los servicios serán más que evidentes. La Ley fomenta la improvisación, la ocurrencia, la poca preparación y lo más grave la corrupción.

Adiós a la aspiración de contar con una administración pública competitiva, capaz, profesional. Con la ley la administración pública deja de ser un ámbito de desarrollo profesional para expertos y muchos especialistas y deja espacio para los “cuates” o los “leales”.

Uno de los puntos centrales de la Ley es el relativo a la prohibición a los servidores públicos empleados en niveles jerárquicos de mando superior para laborar en la iniciativa privada por lo menos 10 años después de dejar su cargo, sin importar la razón, bajo el argumento de que los funcionarios manejan información privilegiada que podría ser ocupada en la práctica empresarial, favoreciendo a la empresa contratante.

Con el incentivo perverso de los 10 años se fomenta que los servidores públicos que busquen ingresar al gobierno sean personas sin experiencia o sin conocimientos; personas que no han podido ser concentradas en el sector privado; personas mayores que ya no les importe el candado y lo peor personas que busquen hacer un patrimonio a costa del erario, el célebre “no me den póngame donde hay”.

Otro de los puntos polémicos de la Ley que también genera sorpresa, es la aprobación de una “partida secreta”, el artículo 61 señala que “Los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse, en los términos de las disposiciones generales aplicables a los programas del ejecutor del gasto que los genere. Por cuanto hace al Poder Ejecutivo Federal, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por Decreto determine el Titular”.

Un ejemplo chusco si se quiere ver así, pero representativo es el relativo a haber utilizado un avión de la Fuerza área para traer las cenizas del cantante José José al país se estaría violando la Ley, ya que el artículo 16 establece: “los vehículos aéreos propiedad del Poder Ejecutivo Federal, atendiendo a las particularidades del bien correspondiente, serán destinados a actividades de seguridad, defensa, marina, fuerza aérea, de protección civil, así como el traslado de un enfermo”.

La polémica Ley será publicada en el Diario Oficial en los próximos días, muy probablemente generará controversias constitucionales ya que por ejemplo el artículo 24 de la Ley, referente al plazo de 10 años, contraviene el artículo 5 Constitucional que señala que: “A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos.

Pero lo más grave de todo es que la Ley en lugar de propiciar un aparato burocrático más ágil, más rápido, más profesional y de mayor calidad se está provocando el efecto contrario. Ahora empujar al elefante para que se mueva lamentablemente requerirá de un esfuerzo mayor.

Jaime Gutiérrez Casas

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: