Estrategia de Negocios

La obra civil, lo bueno en 2014

La construcción será salvada por la obra civil. Todo parece indicar que el sector de la construcción podrá amortiguar su caída gracias a los proyectos de infraestructura. El año pasado fue negativo por la caída libre de las principales empresas vivienderas y por la falta de inversión en infraestructura.

A decir de analistas de BBVA Bancomer, durante 2013, la actividad hipotecaria sólo creció en la banca, pues cayó el interés en la actividad de los institutos públicos en vivienda.

El crédito hipotecario de la banca comercial creció 5.4% al mes de octubre en el número de créditos y 10.7% en el monto de financiamiento, en términos reales.

Aunque el ajuste del mercado se explicó por una menor demanda, principalmente para vivienda de interés social; las mejores condiciones de financiamiento como menores tasas de interés, mayores plazos y menor enganche han mantenido el crecimiento en otros segmentos de vivienda con mejores atributos.

Ahora el reto es que la vivienda nueva compita con una mayor diversidad de opciones para quienes buscan una solución habitacional, mientras que el financiamiento a la construcción, desarrollos más pequeños, de mejor calidad y ciclos de capital de trabajo más cortos se perfilan como el producto más adecuado en el mediano plazo.

En este año se espera que la obra civil crezca y, aunque no será la panacea, puede impulsar a todo el sector hacia el terreno positivo donde también la generación de nuevas plazas laborales tendrá que ser uno de los detonantes para que este sector avance.

Por lo que toca a la banca, la penetración del crédito hipotecario ha alcanzado la mayor parte de las entidades del país. La competencia ha permitido que las tasas de interés se encuentren en niveles históricamente bajos, mientras que los plazos de contratación pueden alcanzar 20 años.

En cuanto al nuevo modelo de construcción se perfila como aquel con desarrollos de menor tamaño y ciclos de trabajo más cortos que permitirán financiar la construcción de proyectos más específicos y flexibles.

Mientras que el Infonavit, al mando de Alejandro Murat, en línea con la política de vivienda del gobierno federal, de Enrique Peña Nieto, busca ampliar su cobertura hacia los segmentos de la población que lo requieran.

Aunque cada vez más atiende soluciones habitacionales distintas a la vivienda completa. Esto, a través de mejorar la calidad de vida de sus afiliados diseñando estrategias y productos dependiendo del segmento de la población al que se dirija.

A fin de cuentas, el Instituto ha identificado que el rezago habitacional que existe puede atenderse de diversas formas como productos para vivienda usada, ampliaciones, remodelaciones, recolocación de viviendas e incluso el esquema de rentas.

Sobre todo, con un esquema ordenado y que vaya de la mano de la infraestructura vial y urbana, dos de las grandes carencias de la vivienda que hoy se encuentra deshabitada y que es más que un problema en México.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: