Junta de consejo

Ley Sofomes, una bomba

Hablar de Sofomes es hablar de un gremio al que le hace falta regulación de parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. ¿Y aun así quieren darle más?

Primero la CNBV, al mando de Juan Pablo Graf, debería hacer una revisión más puntual de la base monetaria de las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes), de sus carteras y del índice de morosidad. Porque realmente no hay un control.  

Las Sofomes prestan tanto como el nivel del salario del trabajador, sin checar Buró de Crédito ni seguir la regla de oro de no más del 35 por ciento.  

De botepronto se podría pensar que la capacidad que tiene un trabajador para pagar es su salario. Pero cuando la tasa de interés es tres veces por arriba de la de un banco, sin ningún registro, la complejidad puede ser tan delicada como llevar a un trabajador a tener cero pesos cada quincena. 

No es exageración. Es aprender de la historia, esto ya pasó en 2013-14. Y hoy una iniciativa de dos diputados morenistas busca llevarlo a la realidad, masivamente, ¿por qué? La única respuesta parece ser beneficiar a las 1,500 Sofomes.  

En este periodo de sesiones ya no pasó, ojalá haya quedado desechada esta ley, conocida con el nombre de ley de cobranza delegada, y que no es más que la formalización de que las Sofomes den crédito vía nómina.  

El gran pero es que las Sofomes trabajan bajo el mecanismo de descuento delegado, es decir, de manera irregular firman acuerdos con dependencias y sindicatos, que son los que llevan a cabo los descuentos al trabajador.  

En la actualidad ya es un problema, aunque menor, al considerar que la llave de esta estafa maestra no se ha abierto del todo. Las nomineras, como se conoce a las Sofomes que otorgan crédito a nómina, operan con dependencias como Pemex, ISSSTE e IMSS vía sus sindicatos.  

Y esta relación entre Sofomes y sindicatos como intermediarios, complica aún más las cosas. Más cuando no se detallan las condiciones en que se presta, la tasa de interés, las multas a las que sujetan, y prácticamente el trabajador desconoce las condiciones del crédito por la facilidad con la que se le otorga el préstamo.  

Desafortunadamente, mientras no se controle, se supervise y se multe a las Sofomes, seguiremos viendo que los empleados son engañados por líderes sindicales, como sucedió hace unos años. El objetivo es no repetir los errores.  

Incluso en 2017-18 la Condusef atendió a miles de trabajadores del sector magisterial, quienes fueron estafados por las nomineras. El más afectado es el trabajador.  

Y en caso de que en este sexenio se abriera la llave de la nómina a las Sofomes, el problema es mayor, porque si el trabajador ya cuenta con otros créditos y las Sofomes llegan al tope del salario del empleador, no pasa nada para las Sofomes. Ellas podrán cobrar primero el pago del crédito.  

Sí, se quiere ampliar el servicio a Sofomes. Pero vamos empezando porque que se regulen y se apeguen a las condiciones del Buró de Crédito. Y que se depure al gremio.  

Hay un mercado negro a todas luces, seudoempresas. Tal es el caso de una supuesta Sofome que se llama Biblioteca Magisteriales, cuyas irregularidades con trabajadores han sido más que notorias.  

O sólo hay que darse una vuelta a las afueras de la Sociedad del ISSSTE, ubicada en Ángel Urraza, donde abundan los representantes de Sofomes que restan crédito, aun sabiendo que el trabajador acaba de recibir uno de parte del ISSSTE.  

En 2013-2014 se perdieron 5,000 millones de pesos y el famoso ProfeProa fue un desastre que no pudieron limpiar la CNBV, entonces al mando de Luis Sánchez Mejorada y la Condusef que dirigía Mario di Constanzo. Y ni hablar del rescate que llevó Bansefi, entonces bajo la dirección de Estefan Chidiac. ¿Será que hoy ya no pasa nada? ¿O se aprenderá del pasado? 

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: