Estrategia de Negocios

Más carga fiscal o más IVA

Más carga fiscal o más IVA. He ahí el dilema. Lograr una mejora recaudatoria es necesario para fortalecer las finanzas públicas en el país, éste será uno de los grandes retos de la próxima reforma fiscal.

En los últimos cuatro años los mexicanos acumulamos una carga fiscal de 5% adicional a la que ya se tenía. Llevar a la realidad una reforma fiscal que siente bases que permitan una menor carga al erario, que conlleve pasar de los niveles de diez a 16% en materia de recaudación.

Situación que no es muy difícil de cumplir si consideramos que los países de la OCDE, a los cuales pertenece México, andan en niveles de recaudación fiscal de 20 a 25 por ciento.

No obstante, parece que en México nos conformaremos con esos niveles, dado que una reforma fiscal o, mejor dicho, cambios sustanciales en la materia, causan mucho revuelo.

El “pero” es si se cargan más impuestos a quienes ya pagan o se amplía la base, aunque ello represente regresar a esquemas de los 70, es decir, al IVA homologado.

A fin de que la brecha de la economía informal a la formal se acorte y permita que más de 300 mil millones de pesos que representan la informalidad vayan sumando a los gastos
de México.

Es sencillo, se trata de que cada autoridad haga su trabajo y dé facilidades a esta economía subterránea, que sí paga cuotas,  para que pague impuestos.

De establecer mejores condiciones fiscales para la conquista de nuevas inversiones, de eliminar impuestos inservibles como es el caso del IETU, homologar el IVA y dejar el paternalismo mal entendido en dependencias como Pemex, que ahora, lejos de abastecer las necesidades del país, comienza a convertirse en un proveedor de materia prima para los productos provenientes del petróleo, mismos que se exportan.

No hay que olvidar que estamos en el momento oportuno para que se den las condiciones y todos podamos impulsar una reforma hacendaria de gran calado.

En los últimos 30 años el Producto Interno Bruto, según reportes de la Secretaría de Hacienda, creció 2.4%, una tasa baja si se compara con economías como la chilena.

Así que las proyecciones de crecimiento en México, para este año, se quedan a la mitad. De una proyección estimada de 3.5% a inicios de año, pasó a 1.8%, uno de los escenarios más negativos en el mercado.

Y aunque es una realidad que una reforma fiscal no es la panacea, sí ayudaría mucho, siempre y cuando se incorpore la economía subterránea. Promesa que desde el sexenio foxista se quedó en promesa.

Sin lugar a dudas, si hablamos de economía subterránea, también tendríamos que hablar de regular las operaciones que realizan los estados de la República Mexicana, quienes en su mayoría no hacen una recaudación correcta de los impuestos y siguen dependiendo del gobierno federal, cuando podrían ser autosuficientes.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: