Estrategia de Negocios

Nace observatorio de salud

El sobrepeso no es una enfermedad de moda, sino una forma de vida que se ha ido adoptando con el paso de la evolución social. De ahí que se espera que el cambio de hábito de dicho comportamiento todavía lleve un buen tiempo.

No obstante, las autoridades de salud, bajo la tutela de Mercedes Juan redoblan los esfuerzos en pro de fortalecer la conciencia social de lo que representa el consumo de comida no saludable y la vida sedentaria.

Aunque están en el entendido de que los malos hábitos nacionales tardan en cambiarse incluso décadas, se ha hecho el cambio.  Prueba de ello, es el que se haya dejado de fumar en lugares cerrados. Lo cual, llevó, por lo menos, un par de décadas, aunque comenzó a tomar forma cuando se instituyó la posibilidad de multar a las personas que lo llevaban a la realidad.

De ahí que los esfuerzos por bajar el nivel de sobrepeso se espera todavía tarden en verse reflejado unos años más. Por lo pronto, se ha constituido un observatorio de salud, establecido en la ciudad de Monterrey, con el objetivo de que se lleve a números reales el impacto que han tenido las prácticas en pro de disminuir la obesidad, definir ajustes, establecer algunas otras o incluso retirar las que no están dando resultado.

Este observatorio, que lleva un año establecido, tiene la finalidad de ver el impacto de 60 indicadores y checar si se requieren cambios. No es para menos, cuando enfermedades como la obesidad cobra factura no sólo a 70% de la población, sino a sectores que se ven inmersos en este problema, no obstante, aunque algunas empresas ya toman cartas en el asunto, reduciendo niveles de dichos elementos en sus productos, no es suficiente.

Se dice que hace falta una campaña que concientice la problemática desde la infancia, se quite el estigma de que el niño gordito está sano, y sobre todo se constituyan y abran parques y áreas verdes que hoy día están cerrados a la comunidad.

Y aunque se habla que se avanza en centros recreativos, todavía no termina de concluir el programa que hasta ahora se ha quedado en buenos deseos, me refiero al que se refería abrir las áreas verdes de universidades e instituciones los fines de semana, para la población en general, sin costo alguno.

En fin, habrá que seguir el tema, en espera de que se consoliden los programas, dado que hablamos de uno de los padecimientos más peligrosos que avanzan y desarrollan otras enfermedades crónicas degenerativas.

Y quitar estigmas de que los refrescos son los culpables.

El científico mexicano Raúl A. Bastarrachea, quien forma parte del equipo de investigación especializado en metabolismo, dentro del Departamento de Genética del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Texas, afirma que no puede atribuirse al consumo de bebidas azucaradas la muerte de un solo mexicano, y advierte a sus colegas sobre el riesgo de hacer declaraciones a la ligera e incurrir en la satanización de productos específicos como únicos responsables de este mal, pues la obesidad es un problema multifactorial, en cuya presencia y complicaciones intervienen aspectos sociales, culturales, ambientales y genéticos.

El especialista apunta que a la fecha no existe un veredicto científico sobre los factores que inciden para que se manifiesten y desarrollen el sobrepeso y la obesidad, por lo que recomienda fortalecer la investigación sobre el tema y seguir creando conciencia sobre la necesidad de que se dé una ingesta de calorías más saludable y una mayor actividad física.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: