Estrategia de Negocios

No cede la investigación en salud

El mundo de la genética y la biotecnología en el sector salud permite dar pasos grandes a empresas farmacéuticas.

Novartis y Pfizer son ahora las que están por dar la sorpresa. Novartis a través de su versión de imitación de Neupogen de Amgen para los pacientes con un recuento bajo de glóbulos blancos funciona tan bien como el medicamento original en un ensayo en etapa tardía.

El medicamento que desarrolla de la mano de Sandoz se encuentra en su tercera etapa, probando en pacientes con cáncer que reciben quimioterapia de pecho y busca frenar la neutropenia que hasta ahora sufren dichos pacientes con el tratamiento actual.

En tanto, Pfizer está estableciendo una plataforma de terapia génica para estudiar posibles tratamientos para la hemofilia, y en este caminar va de la mano de Spark.

Regresando a los estudios de Novartis sabemos que en sus más recientes análisis, el avance del medicamento conocido como Filgrastim no tuvo impacto en la eficacia y la seguridad esperada, de ahí que los datos serán utilizados para apoyar la aplicación Sandoz, que fue aceptada por los reguladores de Estados Unidos a finales de julio, bajo una nueva vía para los llamados medicamentos biosimilares.

En tanto que Pfizer parece que es hasta ahora cuando corre con mejor suerte, pero en sus inicios también tuvo complicaciones.

Pues, aunque se espera que el programa Spark entre en ensayos clínicos en fase inicial para la hemofilia B en la primera mitad de 2015. La terapia génica se ha visto más de 20 años de experimentos, pero la investigación ha sido perseguida por una serie de decepciones y problemas de seguridad.

No obstante, los tratamientos están empezando a llegar a la clínica, con la primera terapia génica, una del mundo occidental que saldrá a la venta en Alemania para tratar la enfermedad de la sangre y ultra-raras.

De ahí que, la comprensión fundamental de la biología de las enfermedades raras hereditarias, junto con los avances en la tecnología para aprovechar los virus desarmados como vehículos de suministro de genes, proporcionan una ocasión propicia para investigar la próxima ola de potenciales terapias que cambien la vida de los pacientes, así lo deja ver el área de investigación de Pfizer.

Habrá que ver cómo se mueven las inversiones en investigación de nuevas moléculas médicas, donde la biotecnología y la genética son la punta de lanza.

En este rubro, firmas como Bayer también está presente. Prueba de ello es que llegó a un acuerdo con la terapia génica Dimensión Terapéutica en junio, mientras que Novartis AG estableció recientemente un nuevo tratamiento celular y terapia génica, y Sanofi SA tiene una larga alianza con Oxford Biomédica.

Además MDS hace lo propio. Así que 2015 promete ser un año por demás importante para el avance en medicina para combatir enfermedades crónico-degenerativas.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: