Junta de consejo

NOM 051, todas las de perder

La Cofece, al mando de Alejandra Palacios, firmó este fin de semana un memorándum alertando sobre la falta de competencia económica sobre la norma 051.

Ya ésta seguro vendrán amparos y gestiones, al momento de que se publique dicha norma, y que, a decir de los tiempos, estaría lista en marzo.

No obstante, sabemos que el gremio empresarial mexicano analiza y espera  que esta norma en su publicación salga con modificaciones en pro del sector empresarial, economía y, por supuesto, del usuario.

Muchos de los que participaron en la conformación de dicha norma, hoy se sienten engañados, de frente a lo que se planteaba en un inicio, y que claro, es necesario, dar mayor información del contenido de los alimentos y bebidas.

Sin embargo, la falta de visión de una norma de etiquetado como la 051, que de entrada viola un acuerdo comercial como el T-MEC, la propiedad industrial e intelectual de muchas empresas, reglas de comercio exterior, y normas como la 038, y no atacar un problema de salud, pone en entredicho la viabilidad de la misma.

Al interior de la Concamin, al mando de Francisco Cervantes; el CNA, que preside Bosco de la Vega; Canacintra, de Enoch Castellanos; y la Amcham, bajo la tutela de José María Zas, y empresas europeas ya analizan posibles amparos, modificación de la norma y un plazo de por lo menos dos años para su aplicación, así como delimitar las condiciones de ésta, a fin de que tenga un fin informativo y no violatorio.

Esta norma no sólo trata de aclarar qué es lo que contiene el producto que se consume y que a toda luz sería viable para todos. La norma 051 modificaría estructuras, fórmulas, marcas, incluso imagen de una empresa y tendencias para seguir creciendo.

Esta norma está lejos de atacar un problema de salud, como es la obesidad y la diabetes. El combate a dichos padecimientos depende de una verdadera política pública de salud, que conlleve mensajes de educación alimenticia, cultura a la prevención de salud, ampliación en áreas deportivas y parques, esquemas en escuelas de recreación deportiva, así como una verdadera regulación a los comercios informales y, claro, etiquetados más claros. O la comida de puestos que cocinan con un mismo aceite por días, mercados donde la higiene deja mucho que desear, vendedores de productos a granel que no cumplen con elementos necesarios de caducidad o higiene, ¿también serán regulados?

ASÍ EL SALARIO MINIMO. Que el salario mínimo debe rondar en 240 pesos hacia finales del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, es decir, casi del doble de como se encuentra en estos momentos (123.22 pesos).

Incluso sabemos que, al interior de la Comisión de Salarios Mínimos, al mando de Andrés Peñaloza Méndez, se tocan cifras para ubicar el salario mínimo en 360 pesos hacia el 2024, situación que sin lugar a duda comenzaría a elevar en serio el poder adquisitivo de los trabajadores; sin embargo, la economía sí podría tambalearse.

Para que estos niveles salariales se elevaran como los planean las autoridades se requiere de una economía que crezca a tasas de 5%, se reactive la inversión extranjera, haya una verdadera política pública que dé certeza jurídica.

El salario mínimo debería venir también acompañado de una mayor productividad. De lo contrario, la contracción económica podría ser mayor, de frente a la incapacidad del sector empresarial para enfrentar dichas alzas, en su mayoría micro y pequeñas, traduciéndose en despidos masivos o colapsos, dejando fuera al sector mexicano de cualquier competencia internacional.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: