Estrategia de Negocios

Nuevo aeropuerto ¿pone en jaque?

Mucho se ha hablado sobre el impacto ecológico que traerá consigo la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM); principalmente, se ha dicho que pone en jaque el único arrecife de agua que se tiene en México.

En este proceso, incluso Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, que dirige el exgobernador del estado de Hidalgo Manuel Ángel Núñez Soto, tuvo que presentar en septiembre la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), que comanda Juan José Guerra Abud, para que se avalaran y autorizarán las obras de construcción.

Cabe mencionar que la Semarnat, a través de la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (Dgira), para su decisión, contempló, además del análisis de la MIA, las medidas de mitigación y compensación propuestas, así como la opinión de instituciones públicas y privadas especialistas en el tema.

Sin embargo, todavía hay especialistas de la talla de José Luis Luege, exdirector de Conagua quien asegura es uno de los grandes errores construir un aeropuerto cuando se afectará el lago de Texcoco. Cuando se trata del último lago en la zona federal, además de que deja en jaque al aeropuerto de la Ciudad de México y el militar.

Y aunque es cierto que tenemos un grave problema de escasees y recolección de agua, de frente a la falta de esquemas que hoy día se tienen, la realidad es que la solución al problema es mucho más de fondo.

Aunque también es necesario que antes, o de forma paralela a la construcción del nuevo aeropuerto, se tomen cartas en el asunto ambiental y de agua, de lo contrario el problema del agua será más que grave.

Pero el tema ambiental y del agua se lo platico en breve. Por lo pronto, le digo que a la Semarnat le llevó dos meses darle el visto bueno al proyecto del aeropuerto. A finales de noviembre, la resolución fue positiva, no sin antes establecer 20 condicionantes, dentro de las cuales se contempla la contratación de una fianza, a fin de garantizar el cumplimiento de las medidas ambientales, por un monte de 770 mdp, la más alta de la historia moderna de las obras públicas en México.

Asimismo, se solicitó preparar un Plan de Restauración Ecológica, la conformación de un Comité de Vigilancia Ambiental, así como la contratación de un supervisor ambiental.

Por lo que hace al tema de agua y energía del aeropuerto, nos comentan que 70% del agua que se utilizará en el aeropuerto provendrá de sus propias aguas residuales tratadas, y se tienen contemplados programas donde se triplicará la capacidad de regulación de agua para proteger el área y sus alrededores contra inundaciones ante periodos prolongados de lluvia.

En el tema de energía, el aeropuerto podría aprovechar sus altos niveles de insolación para  generar 24 GWh al año de energía solar, con un costo de capital de 190 millones de pesos en 2020. Con ello, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México será el primero fuera de Europa con una huella neutral de carbono.

En lo que respecta a los posibles asentamientos y hallazgos de piezas en la zona donde se realiza el NAICM,  sólo queda decir que la institución oficial, el INAH, ya advirtió que no existe evidencia que demuestre la existencia de asentamientos humanos. Tendrá que ser un tema que deberemos seguir. Hasta el próximo lunes 6 de abril.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: