Junta de consejo Principal

Ocurrencias de gobernadores que ponen en jaque

Ni siquiera algo tan letal para la economía mexicana fue solicitado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como lo que se les ocurrió a los gobernadores de la frontera norte del país.

Resulta que están solicitando abrir la frontera al sector automotriz e incluso legalizar los autos que ya entraron de forma ilegal. Los gobiernos de Sonora, al mando de Claudia Pavlovich; Nuevo León, que comanda Jaime Rodríguez Calderón; de Tamaulipas, que dirige Francisco García Cabeza de Vaca; Coahuila, al mando de Miguel Riquelme Solís, y el de Baja California, de Francisco Vega de Lamadrid, andan ya en platicas para convencer al presidente Andrés Manuel López Obrador de dicha ocurrencia.

Será que se les olvida a los gobernadores que el sector automotriz es la industria más importante en la generación de divisas, con una aportación de 70,000 millones de dólares directo en la balanza comercial, incluso por arriba del turismo y las remesas.

Representa 3% del PIB, 20% del PIB manufacturero; genera 2 millones de empleos directos, y la industria coloca a México como el cuarto exportador de autos más importante del mundo, y el primero de América Latina.

Ojalá que esta propuesta de los gobernadores de la frontera norte sólo sea una ocurrencia y no prolifere, porque el daño sería más que grave, en tanto que se trata de una industria pilar.

Por lo pronto, y como el gremio no está para ocurrencias, ya toma cartas en el asunto. Este miércoles 9 de octubre, directivos de la AMIA, al mando de Eduardo Solís Sánchez; la ANPACT, que comanda Miguel Elizalde Lizárraga; la AMDA, bajo la presidencia de Guillermo Prieto Treviño, y la INA, que dirige Óscar Albín, se reunirán con la Comisión de Economía del Senado, bajo la dirección de Gustavo Madero, para abordar y explicar este tema, a fin de desecharlo del radar.

Además, plantearán un nuevo programa de chatarrización y mejores condiciones de financiamiento para pymes, a través de Nafin, que encabeza Eugenio Nájera Solórzano.

Lo cierto es que este gremio no esta pasando por sus mejores momentos y requiere ayuda, situación que se agrava con la baja en ventas de Estados Unidos y la huelga que atraviesa General Motors en el país vecino, que ya repercute en territorio nacional, así como la debilidad de la economía mexicana.

Y aunque la industria ha frenado los recortes de personal, manteniendo todo en stand by, la realidad es que no podrán aguantar mucho.

Esto, dado que la inversión se mantiene en niveles básicos, dejando a un lado la proyección de 30,000 millones de dólares que se realizaba cada sexenio, como inversión extranjera que llegaba. En fin, habrá que esperar a que haya más certidumbre al interior del sector automotriz, y por supuesto mantener una frontera controlada, porque de por sí los carros chocolate y los que entran con medio trámite de legalidad ya son un problema, que lleva años sin erradicarse. Lo que podría vivir este sector no tiene precedentes.

EN LOS PASILLOS. Y hoy martes al interior del Senado de la República se dará lectura al dictamen de revocación de mandato y se discutirá el jueves. Dicen que porque así lo pidieron los partidos. Claro, también porque aún no se tiene la mayoría calificada para aprobarlo, tema que se irá hasta el 2024.

QUE SÍ AL T-MEC. A decir de Larry Rubin, representante del Partido Republicano en México, la Cámara Baja del Congreso norteamericano está distraída, pero es bastante factible que el T-MEC esté firmando en la sesión de noviembre y pueda entrar en operación en enero del 2021. ¿Será? Las expectativas en territorio nacional son que no pasará. Corren las apuestas.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: