Estrategia de Negocios

¿Parteaguas o paso en falso en salud?

El seguro universal que fue aprobado por el Congreso, aunque costará a los mexicanos vía impuestos, es el parteaguas para la reforma del sector salud que se espera discutir hacia finales del año, y darle un derecho de acceso y servicios de calidad a los mexicanos, donde se identifique correctamente quién paga los beneficios, situación que hoy día simplemente está, por demás, dispersa.

Hoy día, simplemente los derechohabientes del IMSS, bajo el mando de José Antonio González Anaya, o ISSSTE, que encabeza Sebastián Lerdo de Tejada, no pueden hacer uso del otro servicio pese a que sean derechohabientes de salud pública, lo cual implica a las instancias doble inversión, gastos y precios disparados.

Así que, con dichas modificaciones, se esperaría darle solvencia al sector salud público, que está fraccionado.

Por lo pronto, este primer acercamiento hacia una salud universal se da a través de una pensión universal que se irá pagando vía el presupuesto anual de 2014 a 2029.

Dado que en la reforma a la Constitución aprobada les da a los mexicanos un nuevo derecho: que tan sólo por llegar a ser adultos mayores, tengan reglas diferenciadas, situación que, a decir de Pedro Vásquez Colmenares, México dio un gran paso con la pensión universal, donde se beneficia a los adultos mayores que ya recibían una ayuda y a los adultos que cumplan 65 años a partir de 2014, quienes recibirán una pensión mensual de 580 pesos, que irá subiendo hasta mil 902 pesos mensuales, de aquí a 2029, lo cual, si bien es cierto, no cubre sus necesidades básicas, sí es una ayuda para sus gastos mensuales, que además recibirán todos los adultos-mayores que hayan aportado a la economía, sin importar que hayan participado en la economía formal o informal. El objetivo central es la extensión de la seguridad universal para abrir la cobertura de pensiones, incluso aunque no hayan aportado a la seguridad social.

El beneficio es el cambio hacia derechos sociales, reconociéndole a todos los mexicanos el derecho de haber trabajado y aportado de alguna forma a la economía mexicana.

En fin, aunque esta pensión universal no es para mantener a los adultos mayores, sí ayuda al esfuerzo que éstos tendrán que hacer para completar su economía con su propio esfuerzo.

Además de que se trata de un paso por demás interesante en las modificaciones en materia de salud pública. Claro está, siempre y cuando no se dé un paso en falso y sólo sea este el único avance en la materia.

De lo contrario, sería un esfuerzo en falso a la larga, dado que no es correcto que se modifiquen, incluso el esquema de pensiones que hoy se tiene, a fin de irlo actualizando a los requisitos que se necesitan, por lo menos cada diez años. ¿Será ello posible? Ojalá que sí.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: