Junta de consejo

Pemex, ¿podrá regresar?

Vaya que las estrategias al interior de Pemex, que dirige Octavio Romero Oropeza, deben estar alineándose a mil por hora.

Es una realidad que al director los empresarios no lo pueden ver, pues el directivo es muy escurridizo, o se encuentra trabajando y no quiere hablar hasta no tener claro el panorama.

Lo cierto es que nos aseguran que incluso en algunos aeropuertos o lugares lo sacan por puertas muy cuidadas para evitar ser visto o interceptado.

Lo cierto es que nos aseguran que Pemex es uno de los objetivos más importantes de la actual administración de Andrés Manuel López Obrador, y que va en busca de que vuelva a ser la gallina de los huevos de oro, como hace algunas décadas.

Si bien es cierto que requiere de limpieza interna, también es cierto que se necesitan piezas clave para poder fortalecerla, y estrategias viables de corto, mediano y largo plazos.

La salida de Miguel Ángel Lozada de Pemex como director general de Pemex Exploración y Producción tambalea nuevamente a la empresa mexicana.

Implica en una primera y simple aproximación el riesgo de mover al principal responsable de la estabilización de la producción de petróleo en el presente año, así como de la recuperación de la ampliación de las reservas probadas y probables de Pemex en los últimos años.

No hay que olvidar que es quien encabezó el diseño e implementación de la principal y única estrategia operativa de Pemex, que se sustenta en la explotación de 22 pozos en el corto plazo.

Estrategia que se aseguró que será la que eleve la capacidad extractiva de la empresa, y a la cual se alinea la política de recuperación nacionalista de la empresa por parte del gobierno federal.

Al mismo tiempo, esta estrategia es la que, en el corto plazo, ha pospuesto la disminución de la calificación de la deuda de la empresa por parte de las principales empresas calificadoras del mundo, frente a la desconfianza que despierta el Plan de Negocios presentado por la empresa para los siguientes años.

No hablamos de si es culpable o no dicho directivo, que para ello habrá que esperar, sino de las estrategias establecidas y de quién podría llegar a la empresa mexicana, la cual vaya que necesita de piezas clave que le ayuden a salir adelante, en serio. Pues, la salida de Miguel Ángel Lozada se podría complicar, pues nos aseguran que los amparos serán una herramienta que de nueva cuenta se utilizará.

Para el 2020. En medio de la polémica por los agregados laborales de Estados Unidos como condición para la aprobación del T-MEC, vale la pena recordar que hace siete meses el líder de CTM, Carlos Aceves Del Olmo, advirtió sobre ese riesgo y las implicaciones que tendría para las empresas y los trabajadores mexicanos. Otro tema que ha quedado en el aire, previamente advertido, es el del tripartismo en las mesas donde se dirimen conflictos obrero-patronales. Ojalá qué en la prisa por tener tratado no olvidemos el equilibrio entre empresarios, trabajadores y gobierno. En fin, el tema laboral será un tema que se comience a tocar desde enero del próximo año, y donde el outsourcing será prioridad, de frente a una iniciativa que nos dicen no está desechada. Nos referimos a la de Napoleón Gómez Urrutia, cuyo artículo 15A es el más peligroso para el sector empresarial y laboral.

Esta columna volverá a publicarse hasta el próximo martes 7 de enero del 2020. Les deseo un excelente fin de año, en espera de que el 2020 esté lleno de salud, dinero, amor y éxito. Hasta entonces.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: