Estrategia de Negocios

Pensiones o no pensiones, el costo

Si bien es cierto el costo de tener una pensión universal lo pagarán los mexicanos, pues se incluye a las personas de las economías formal e informal, también es cierto que el no tenerla, hoy día representa un lastre costo-país que no se había querido cuantificar.

El 72 % de los mexicanos no tiene un plan de ahorro para el retiro, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección de los Usuarios de Servicio Financiero. El problema no es que a las personas no les interese tener dinero al momento de su retiro laboral, o para su vejez, sino que no hay una cultura financiera-ahorro ni un mayor impulso para hacerlo. Incluso se sabe que 92% de los mexicanos aspira a tener independencia económica; sin embargo, más de 72% de las personas declara no haber ideado un plan para su jubilación.

De por sí la percepción, en la mayoría de las personas es que primero se requieren resolver los gastos financieros actuales, pensando que ello les permitirá tener ingresos en un futuro, de ahí que las personas aunque se jubilen sin un esquema de pensión, siguen su vida laboral en otros ámbitos, incluso donde la economía informal se vuelve atractiva.

El esquema de pensión universal aunque costoso para los mexicanos, es una opción, pero se formará vía el presupuesto, lo cual implica impuestos.

El objetivo es que con esta propuesta se amplíe no sólo el monto que otorgará el gobierno federal, al mando de Enrique Peña Nieto, sino que se den beneficios para que el ahorro personal y voluntario comience a ser una constante, en las personas menores de 60 años.

De lo contrario no habrá dinero que sirva ni alcance en el mediano plazo. Se considera que la edad para comenzar a ahorrar rumbo a la jubilación, debe ser los 20 años.

Y es que se estima que la afore solamente proveerá entre 20 y 30% de los recursos que se necesitarán al momento del retiro. Para obtener el cálculo de estos retiros, se debe tomar en cuenta la brecha pensional, que es la diferencia que las generaciones registrarán entre su ingreso actual y la cuota que les entrega la afore durante su retiro.

La problemática aumenta si consideramos que en la mente de la gran mayoría de los mexicanos se prevé que los hijos seguirán siendo una parte esencial en proveer  gasto para la vejez.

Esperemos que las autoridades, no sólo federales y legisladores, tomen cartas en el asunto al igual que la iniciativa privada, llámese afores y sector empresarial, puedan alcanzar acuerdos donde también se incluya a la economía informal en programas de ahorro de largo plazo, generando una cultura.

Además, por supuesto, de que vía impuestos se sume a la economía subterránea a la formalidad, para que disminuyan los gravámenes y se eleve el presupuesto federal, con la aportación de todos.

¿Será mucho pedir? Ojalá que no.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: