Estrategia de Negocios

¿Quién es el responsable laboral?

Una vertiente diferente en cuanto al desempleo se abre para ser más que analizada y resuelta, donde seguro deberán intervenir las universidades, además  de mayor colaboración de la iniciativa privada.

Y es que, a decir de Ivonne Vargas, especialista en materia laboral, la época en que tener una carrera o estar altamente calificado era suficiente para conseguir el sí de un reclutador, murió. Desconocer el mercado laboral es el principal freno de los candidatos, en particular los jóvenes, para emplearse.

En México esta es una de las razones de rechazo en 60% de los candidatos que aplicaron a una vacante durante este año, de acuerdo con estudios.

En las páginas de un buen documento realizado por la especialista, bajo el nombre de Contrátame, detalla que 38% de los jóvenes en busca de trabajo asegura que los empleadores sólo se fijan en sus anteriores empleos, convirtiéndose esa percepción en un círculo vicioso porque las empresas solicitan una experiencia mínima que los candidatos no tienen, porque la única forma de cubrir ese requisito es que alguien les dé trabajo.

Escenario al que se suman cifras por demás alarmantes, considerando que sólo 40 de cada 100 profesionistas en México trabajan en un empleo relacionado con su carrera; cuatro de cada diez empleadores cree que los egresados están bien preparados para emplearse; 54% de quienes han tardado seis meses o más en emplearse cree que en México hay pocas oportunidades.

El tema, es que, sin importar la edad, algunos candidatos tienen dificultades para crear una estrategia de búsqueda de empleo.

En México el desempleo aumentó cinco por ciento en mayo respecto a abril, su mayor nivel desde marzo, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Pero, contradictoriamente, 44% de los empleadores dice tener problemas para cubrir plazas.

Más allá de las condiciones laborales precarias en el mercado mexicano, el principal obstáculo que encuentran algunas empresas al reclutar personal es la falta de competencia.

A la persona no se le contrata por problemas para saber venderse, por ejemplo, y esto tiene que ver con el poco o casi inexistente entrenamiento en cómo acercarse a los trabajos.

De ahí que, más allá del libro Contrátame, en el que se destacan diversas soluciones que puede aplicar la persona que busca un trabajo y las empresas que quieren contratar, con características más apegadas a las necesidades laborales. También es apremiante que las autoridades de educación puedan implementar esquemas laborales desde las aulas.

Donde el estudiante salga con cierta preparación laboral, que vaya desde la elaboración de un currículum, al cómo enfocar sus habilidades y en qué enfocarse cuando busca un trabajo de acuerdo con sus habilidades. Mientras, que la iniciativa privada pueda abrir ventanas reales para personas que inician su vida laboral, rompiendo el esquema de “necesito que tengas experiencia”, donde los incentivos fiscales pueden ser una opción. Al final del día, ya se debió de haber aprendido del esquema fallido, me refiero al del primer empleo. ¿Será mucho pedir? Ojalá que no.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: