Estrategia de Negocios

Reforma Fiscal vs. salud, quién da más

Mientras en Estados Unidos una de las reformas de este año en materia de seguros, vía la Reforma de Salud, es detonar el segmento, en México no parece haber una estrategia hacia el mismo rumbo, que permita disminuir el costo-país que ya representa el tema de salud, pero sobre todo que amortigüe y vaya disminuyendo el costo que aún se espera en el mediano y largo plazos, y que se considera como una bomba de tiempo.

La promesa es la Reforma de Salud que se plantea al interior de la secretaría del ramo, al mando de Mercedes Juan, y que se espera se discuta en este periodo de sesiones que comienza en febrero.

Y es que, mientras en el país vecino se vuelve obligatorio el seguro médico a partir del 1 de enero de 2014, cuando la Affordable Care Act (ACA, Ley de Atención de Salud Asequible) entró en vigencia, de lo contrario se deberá pagar una penalidad que va desde 1% de los ingresos para el año fiscal 2014 y hasta 2.5% de los ingresos para 2016, en México las cosas son diferentes.

Mientras no se define una reforma de salud, los cambios en este rubro ya se hacen, pero vía una Reforma Fiscal, en la cual se delineó la deducibilidad de los seguros, incluidos los médicos, pues sólo pueden deducirse hasta 800 mil pesos, es decir, si las enfermedades crónicas, padecimientos o tratamientos superan dicha cantidad, como sucede, ya no podrá deducirse.

Cuando esta medida era un incentivo para la adquisición de seguros médicos como una alternativa a la salud pública, servicio que de no tenerse vía nómina, representará un costo más alto que en un hospital particular.

El mayor problema es que el tope para la deducción pasó de cinco a dos salarios mínimos al englobar todas las deducciones, es decir, si alguien aprovechaba los incentivos fiscales para el ahorro para el retiro, la deducción de gastos médicos y colegiaturas, ya no podrá deducir todos los conceptos porque el tope total será de alrededor de 50 mil pesos.

Aunado a ello, los honorarios médicos para que sean deducibles, sólo se podrán pagar con cheque nominativo, transferencias electrónicas, tarjeta de crédito, débito o de servicios.

En efecto, se podría pensar que a quienes afectarán directamente es a las personas que tienen un salario más alto y pueden acceder a un servicio particular, o a beneficios exclusivos como es un seguro médico.

La pregunta aquí es: ¿qué el objetivo no era que el servicio médico privado llegara a más personas? ¿Qué las enfermedades eligen al paciente para evitar afectar a los de menores recursos?

En fin, parecen temas que no podrían afectar a los derechohabientes o a las personas que hoy cuentan con un seguro médico, el “pero” será cuando se tengan que hacer válidos y el costo-beneficio en materia financiera sea menor que el que se venía recibiendo.

Así que esperemos que la Reforma en Salud que se prepara al interior sea más enfocada a un beneficio del país y no a unos cuantos, apoyada en la ley de Robin Hood, dado que la afectación la asumen todos y no unos cuantos.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: