Estrategia de Negocios

Salud, en el Congreso o archivada

¿Qué pasará con las reformas a los esquemas de seguridad social que siguen operando de manera tradicional y que necesitan de cambios que vayan más allá de la certeza jurídica a inversionistas, dado que la columna vertebral de importancia es la misma economía y el derechohabiente?

Todos parecen saber cuál es la medicina, la pregunta es si se va a comprar para aplicarla, en este periodo de sesiones en el Congreso.

Ojalá que sí, pues es el momento justo para comenzar con el tratamiento a fin de atacar de fondo el padecimiento.

Para nadie pasa desapercibido que es fundamental una herramienta homogénea para diagnosticar el problema de cada sistema de seguridad social, a fin de que se mida el impacto de los resultados consolidados en las finanzas públicas, atendiendo principalmente las necesidades de las personas más vulnerables y que no tienen acceso a un sistema de salud, llámese IMSS, bajo la dirección de José Antonio González Anaya, o el ISSSTE, que comanda Sebastián Lerdo de Tejada.

El planteamiento que se gesta al interior de las dependencias es que se fortalezca el esquema del Seguro Popular. El objetivo es que éste se siga fortaleciendo bajo la premisa de que se conforme un presupuesto mayor y que su base operativa permita no sólo atender a familias sino a personas.

Este punto se planteará en el Congreso a fin de que se puedan establecer mejores condiciones para este esquema de salud pública.

Hablar de certeza jurídica es establecer parámetros y tabuladores de precios en medicinas, dado que, en la actualidad, un medicamento tiene diferente precio según el estado de la República en donde se comercialice.

Otro de los puntos es que las licitaciones de medicamentos sean abiertas, para evitar irregularidades que hoy en los pasillos del sector salud se conocen, pero nadie parece hacer algo.

Situación que ahoga las farmacéuticas, quienes tienen que bajar sus costos más de lo saludablemente razonable e incluso pasar, en su caso, el costo de este proceso a los medicamentos en farmacias.

Qué decir de un buen esquema de salud de largo plazo. Lo cual implica la estandarización de los criterios, poniendo especial atención al flujo de costos de transición proyectado, a fin de que se conozcan los recursos con los que se deberá contar en el mediano y largo plazos, con el objetivo de hacer frente a dicha situación.

Esto, seguido del inicio de un periodo de concientización nacional sobre el problema, sus repercusiones económicas y sociales en el corto, mediano y largo plazos.

Para después involucrar al trabajador en el tema y la consolidación de las reformas para mantener no sólo las fuentes de empleo sino las pensiones en niveles viables.

No obstante, el modelo nacional de seguridad social debería diseñarse considerando que en territorio nacional no existe cobertura universal de pensiones, sin modificar los esquemas de las instituciones públicas, llámese IMSS e ISSSTE. Vaya que hay trabajo por hacer, ¿se llevará a cabo? Ojalá que sí.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: