Estrategia de Negocios

Se quedarán las afores

Aunque el ahorro forzoso es la mejor alterativa que existe en territorio nacional para elevar la calidad de vida en un futuro inmediato, la realidad es que el tema de mejorar las condiciones de las afores quedará para después.

El poco blindaje que se ha suscitado a últimas fechas con algunas instituciones, y casos que vuelven a sonar a nivel internacional como si no se hubiera aprendido la lección, ponen en disyuntiva la viabilidad del ahorro.

Toman mayor fortaleza las instituciones bancarias y financieras por demás conocidas, y se quedan en disyuntiva instancias que apenas comienzan a crecer o incluso figuras que han perdido credibilidad; tal es el caso de las cajas populares y algunas otras, dado el reciente caso de Ficrea.

El caso es que duplicar la aportación de los trabajadores al ahorro de largo plazo, vía las afores, aunque era la apuesta para este año por parte del gremio, todo quedará para mejores momentos políticos, aunque sea por demás prioritario.  El objetivo era elevar la aportación que hacen los trabajadores de 6.5% a 13%, con el objetivo de que las jubilaciones fueran con cantidades más reales a la economía en territorio azteca.

Para nadie es desconocido la necesidad de trabajar en pro de elevar el nivel de ahorro, a través no sólo de reformas que lo obliguen, sino de concientizar a la población de que se trata de un dinero que es de y para cuando el trabajador deje de estar en una edad económicamente activa.

No obstante, es fundamental que existan cambios estructurales a través del Congreso donde se plantee, a través de una reforma de seguridad social, una política laboral que blinde al ahorrador, y se puedan eliminar las barreras que existen en el proceso para llevar la economía informal a la formalidad.

Adicionalmente se necesita que estas políticas permeen a todo el ahorrador que quiera entrar a este régimen; a fin de cuentas es fundamental que los pasos que se den sean sólidos y en beneficio tanto de los ahorradores como de las instituciones.

De lo contrario, seguiremos viendo un nivel de ahorro voluntario menor al 5%, pues pese a que el nivel de ahorro en México es del 20%, éste es en su mayoría vía las aportaciones forzosas, es decir, vía las afores.

Ahora bien: si le echamos un vistazo al nivel de ahorro voluntario y consciente, la realidad es que nos enfrentamos, como país, a un problema por demás importante, dado que no existe una estructura que soporte la vejez de mediano y largo plazo. Menos cuando los programas de jubilación también se encuentran en problemas de liquidez.

La tarea, en ese sentido, es apremiante. Por otro lado, también se deberá evitar que los patrones dejen a un lado servicios como la seguridad social, debido a que la complejidad que existe, o que eviten los canales de desviación, como el outsourcing, por los cuales actualmente es más fácil acceder. La medicina podría ser la misma obligatoriedad o la aplicación de gravámenes más altos.

Todo ello sin descuidar, desde luego, la aprobación de que el gobierno federal aporte 20 centavos por cada peso voluntario que haga el trabajador.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: