Junta de consejo

Terrenos sin Estado de derecho

Con una economía descendiendo, la falta de construcción de vivienda de interés social y un código penal que no ayuda, la invasión de terrenos se vuelve un oficio donde no existe Estado de derecho.

Si bien es cierto esto no es un tema que se desató décadas atrás; se agudiza de frente a los números e incertidumbre.

De acuerdo con atestiguamiento de invasión de predios, el porcentaje en el 2011 era de 8.5% de frente a 14.9% en lo que va del año. Ello según datos obtenidos de la Seguridad Pública y Justicia.

Por lo que hace a los números de la Comisión Nacional de Seguridad Pública, el total de delitos contra otros bienes jurídicos afectados asciende a 33,348 unidades durante el 2018, y dicha delincuencia va en ascenso.

Nos aseguran que el tema de invasión de terrenos se daba más en predios habitacionales; sin embargo, dicha situación ya traspasó a predios industriales.

Situación que queda fuera de derecho, dado que el proceso civil se vuelve interminable y el proceso penal, aunque tenga la facultad de resolución, se queda atorado en los municipios.

Tal es el caso del municipio de Cuahutitlán Izcalli, al mando de Ricardo Núñez Ayala, donde la irregularidad de predios es el pan de cada día y no pasa nada.

Incluso son en las propias autoridades municipales donde se pueden atorar los procesos no sólo meses sino años, por causas como, “no encontré la dirección”.

El tema se ha presentado en varios sexenios sin éxito de alcanzar nada a favor de los dueños de los terrenos, incluso se conocen algunas organizaciones que se dedican a ello, pero la voluntad política se ha quedado en la línea.

Sólo es cosa de recordar cómo se conformó la zona de Nezahualcóyotl y Chalco.

Que, ¿si hay solución? Claro, todo es cosa de que las autoridades pongan a trabajar su sistema en tiempo y forma, que al final del día ello es lo que hace de la invasión de terrenos una práctica a la cual están expuestas no sólo empresas sino personas físicas, pese a tener toda la documentación en regla.

Hay que recordar el programa que instauró María Dolores del Río, cuando estaba como presidenta municipal de Hermosillo, quien no sólo puso mayor vigilancia en los predios, sino que junto con Infonavit y otras empresas, buscó mejores condiciones para que se construyeran casas de interés social a precios más accesibles.

Esquema que años después vendría a diluirse, pero, de que hay fórmulas para resolver la invasión de terrenos, las hay. Sólo es cuestión de hacer el trabajo y establecer un Estado de derecho real. En la actualidad, si el dueño de un terreno desaloja a una persona que está en su casa o terreno, es más delincuente que el invasor e incluso puede ser demandado.

Sabemos que algunos industriales del gremio hotelero, bajo la tutela de la AMHM, que dirige Juan José Fernández Carrillo y de la vivienda, que integran la CANADEVI, al mando de Gonzalo Méndez Dávalos, quienes mantienen reserva de terrenos, ya se encuentran más que preocupados y en busca de un acercamiento con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

¿Será que en este gobierno sí se pueda hacer algo?

@marielenavega

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: