Estrategia de Negocios

Tipo de cambio, un año más

Enfrentamos el tipo de cambio más alto de la economía mexicana. Sin embargo, es sorprendente que, pese a ello, los índices de inflación no se hayan disparado como se pensaría.  Mucha gente percibe que algunos precios se han incrementado. Pero no es un tema generalizado. Por lo menos, no hasta ahora.

Y aunque no se han detenido los movimientos en el tipo de cambio, por ahora, no se ve que esta devaluación vaya a ser permanente, aunque todavía nuestra moneda estará por arriba de los 17 pesos por dólar. Incluso, se espera que sea hasta 2017 cuando la moneda regrese a los niveles de 14 pesos por dólar o, quizá, por debajo de eso. Claro está, que estamos considerando que el gobierno federal, al mando de Enrique Peña Nieto, haga movimientos para fortalecer el mercado interno.

Por lo pronto, hay sectores que están teniendo que revisar precios al alza, como es el caso de las medicinas, y donde atender padecimientos, con seguridad, ahora saldrá más costoso. Bajo esta óptica, no será conveniente hacer viajes al extranjero si éstos se adeudan en dólares, porque saldría carísimo.

No obstante, hay productos que no han reflejado ningún incremento, al menos por el momento.

Tal es el caso de los sectores automotriz e inmobiliario. Aunque la adquisición de dichos productos, vía crédito, tendrá que cuidarse de que no se dé a tasa variable, ya que, con seguridad, será muy costoso.

Otro tema que habrá que cuidar es que la inflación generalizada suba y afecte el precio, provocando una guerra entre precios y salarios, lo que, con certeza, mandaría un foco rojo en la economía y en el bolsillo de los mexicanos.

A fin de cuentas, y a diferencia de las devaluaciones pasadas, que eran caracterizadas por la falta de confianza en el gobierno, habiendo una fuga de capital, generando una devaluación en un entorno donde la economía mexicana debía muchos dólares y no se generaban los suficientes recursos para pagar dicha deuda, hoy presenciamos una devaluación diferente.

Se trata de una situación generalizada, donde la Fed dejó de crear dinero para dar paso al Banco Central de Europa y Japón.

Está creando dinero en exceso, hasta el momento, equivalente a 1.4 billones de dólares, para tirar sus monedas, lo cual se ve reflejado en una apreciación del dólar contra las otras monedas.

Esperemos, en todo caso, que los movimientos que se realicen en torno a las decisiones fiscales se enfoquen a fortalecer el mercado interno, así como a detonar la inversión privada y a la fortaleza de la sociedad. Es ahí donde, indiscutiblemente, estaría el regreso de mayores índices de deducibilidad y flexibilidad para el sector empresarial, en todas sus dimensiones: pequeña, mediana y gran industria.

De hacer lo contrario, podríamos enfrentar una devaluación más aguda que no beneficiaría a nadie, y menos hoy, con tasas de crecimiento tan bajas y una deuda que no puede ni debe acrecentarse.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: