Estrategia de Negocios

Trasplantes en vías de…

La donación de órganos es una opción para disminuir los costos–país que se tienen en materia de enfermedades crónicas degenerativas, padecimiento que  crece a tasas de doble dígito año con año.

De ahí que se deba tomar con mayor seriedad la posibilidad de que el proceso administrativo y operativo se regularice y se lleve a la realidad, pues aunque va subiendo la conciencia hacia la donación, el proceso de recuperación de órganos es el lastre. Hablamos de que en los casos de muerte cerebral o paro cardíaco, la cadena que involucra al evento para comenzar el proceso de donación tendría que actuar en menos de 20 minutos.  Lo cual, hoy día, en 90 % de los casos no sucede.

No obstante que el tema, relevante en estos días por tratarse de la semana del trasplante, no es un asunto nuevo. Recordemos que en México se hacen trasplantes desde 1963. Aunque su desarrollo es mínimo. O ¿cómo explicar que desde entonces a la fecha sólo se han realizado alrededor de 40 mil ?

Actualmente existen 17 mil 901 personas en espera de un trasplante en México y hay más de 400 hospitales distribuidos en todo el sector salud (sociales, públicos y privados) que llevan a cabo diferentes tipos de trasplante, y sólo se tienen registro anual de tres mil 843 trasplantes.

Cuando las necesidades van desde enfermedades como; córnea, médula ósea (progenitores de la sangre), hueso, válvulas cardiacas, riñón, hígado, paratiroides, corazón y pulmón.  Donde en muchos casos, dada la falta de trasplantes, y sin haber cura al respecto, los costos en materia de salud se han elevado al tope.

Es cierto que la responsabilidad no es toda de papá gobierno, sino de iniciativa privada y sociedad. Aunque también es cierto que el detonante de dicha práctica debe iniciar con un proceso rápido, eficaz y, y como ha sucedido en países como España, haya beneficios económicos (como es el caso de no gastos para la familia) en dicho proceso de trasplante y fallecimiento del donante.

Por lo pronto, firmas como Sanofi hacen lo propio, avanza en ofrecer una solución para evitar el rechazo del órgano sólido trasplantado, a fin de cuentas los anticuerpos para prevenir el rechazo del órgano trasplantado pueden ser monoclonales (dirigidas contra una sola estructura del sistema inmune) o policlonales (varias estructuras).

Timoglobulina ha demostrado su eficacia al mejorar la supervivencia del órgano sólido, trasplantado hasta diez años después de efectuado el trasplante. Y sabemos que la firma no baja la guardia en este tema, por demás importante en su portafolio de medicamentos a seguir desarrollando.

En fin, aunque es cierto que  los avances se han visto en el tema, es una realidad que en territorio nacional todavía las cosas se mantienen en vías de avanzar. Una cosa es categórica: a la cadena en este tema aún le hace falta echar andar correctamente.

Situación, por cierto, que puede llevarse a la realidad, y bajar los costos atendiendo enfermedades crónicas degenerativas, las cuales siguen en ascenso y teniendo un costo alto en las finanzas del país. ¿Será posible? Ojalá que sí.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: