Junta de consejo

Tsunami o marea alta en México

Es urgente que tanto el Poder Ejecutivo como el Legislativo redoblen esfuerzos, porque se acaba el tiempo para poder navegar hacia aguas calmadas y retomar el camino. Aún no estamos a salvo de presenciar un tsunami económico, ni siquiera gracias al crecimiento del vecino país o incluso del mundo.

La tensión entre el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el estadounidense que preside Joe Biden, y el canadiense, al mando de Justin Trudeau, pone en disyuntiva temas como el comercio, la seguridad y la migración que se sigue endureciendo.

Se están incrementando las deportaciones. Y va a tomar tiempo la propuesta de reforma migratoria de Biden. Por el lado comercial, a un año del T-MEC, aunque ha probado ser un instrumento positivo es una realidad que la tensión es fuerte. Tan es así que ya hay denuncias por violaciones a derechos sindicales, donde destaca una planta de General Motors.

En cuanto a seguridad, México ha privilegiado programas sociales y ha reducido la cooperación dura en materia de seguridad nacional que limita la colaboración con Estados Unidos.

Si a ello le sumamos que México en el tema de Cuba se había mantenido como un intermediario y en este gobierno se ha confrontado, la situación comercial no se ve nada alentadora.

Menos cuando Canadá sigue ofendido con EU y, por supuesto, con México, después de aquel incidente donde lo dejaron fuera de una gran parte de las negociaciones en el T-MEC.

De ahí que, a decir de especialistas como Cristina Rosas, es urgente que además de las visitas de autoridades de la Secretaría de Economía, como es el caso de la secretaria y subsecretaria, Tatiana Clouthier y Luz María de la Mora, sea el mandatario mexicano quien busque un acercamiento con sus homólogos.

Pero el panorama en el territorio nacional no se ve más alentador, dado que no se han recibido los apoyos como se esperaba, y a falta de revirar los objetivos de las políticas públicas, de frente a un panorama diferente.

No hay políticas que fortalezcan los sistemas de salud, educación y fiscal, que atiendan los rezagos y retos que se expusieron a la luz de esta pandemia.

Pemex está muy frágil, y la CFE, así como el sector público necesitan una serie de medidas serias para crear la inversión y generar los empleos que se requieren.

El gran reto para el nuevo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, será crear condiciones para que se generen empleos permanentes. Hay 17 millones de personas sin empleo, y si la expectativa es que cada año se sumen 2.5 millones de personas en busca de empleo, la problemática es mayor.

De ahí la urgencia de que haya un cambio radical en el gasto público y en la inversión privada.

Se debe revisar el sistema de impuestos y que la reforma fiscal no sólo se fundamente en ser recaudatoria, sino impulsora de la inversión privada. De lo contrario la situación que se avecina ya no sólo abrirá la brecha social y económica, sino que seguirá afectando a los que menos y a los que más tienen. Sin que ningún programa social alcance para estabilizar la economía de las familias mexicanas.

La pregunta es: ¿Se dejará que llegue el tsunami o se buscarán opciones para que sólo se trate de una marea alta?

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: