Colaboraciones Principal Vertigo

Veremos a México crecer de forma paulatina

Entrevista con Aristóteles Núñez Sánchez

Las voces de especialistas, analistas y ciudadanos sobre posibles ajustes de los impuestos de frente a una reforma fiscal que no termina de gustar y a la que se le ha denominado como recaudatoria e inhibidora de la inversión, ponen en la mira de manera inevitable al titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristó- teles Núñez Sánchez. Aunque las reformas se hacen al interior de las cámaras de Diputados y Senadores, la realidad es que en el gobierno federal, y en específico en la Secretaría de Hacienda, la opinión del SAT puede ser contundente y definitiva. Más cuando estamos en la recta final para cambios sustanciales en materia fiscal rumbo a las elecciones de 2018. Aristóteles Núñez, quien no pierde su sencillez desde que asumió el cargo como jefe del SAT, dice entender y respetar esta situación, pero considera que por ahora no es momento de hacer ajustes fiscales e incluso asevera que bajo las condiciones económicas actuales ello podría ser adverso. “No se verán más incrementos de impuestos porque no ayudarían a la economía, como tampoco lo haría homologar el IVA, bajar el ISR o modificar el IEPS. Nos estamos acercando a un esquema fiscal impositivo más acorde a la realidad que vive la economía mexicana”, dice Núñez a Vértigo.

El jefe del SAT explica que la reactivación del mercado interno, el detonante de la inversión y la generación de empleos mejor remunerados, se logrará gracias a las reformas establecidas en este gobierno, pero desafortunadamente en un lapso de 20 o 30 años porque en la actualidad tomar decisiones drásticas en materia fiscal, bajo las condiciones económicas nacionales e internacionales, sería contraproducente. El funcionario de origen oaxaqueño señala que “un IVA generalizado se podría dar siempre y cuando el poder adquisitivo fuera más parejo entre las familias mexicanas; de lo contrario, se vuelve un gravamen muy vulnerable que golpearía a los de menores recursos”. En cuanto a disminuir el ISR, Núñez Sánchez detalla que “esta alternativa es viable cuando el poder adquisitivo es alto, y hoy no es el caso. Incluso en la actualidad la tasa del ISR es semejante a la que tienen los socios comerciales del TLCAN”. Mientras que la aplicación del IEPS, añade, es “la suficiente para atender las necesidades de enfermedades provocadas por el consumo de bebidas con alto contenido calórico, niveles de alcohol, el consumo de tabaco y el desorden de consumo de alimentos con grandes cantidades de azúcares. Se requiere de 60 mil millones de pesos para atender a las personas afectadas de algún padecimiento por estos consumos o ingesta. Así que los recursos de estos gravámenes ayuda a medio atender dichos padecimientos”. Categórico, el titular del SAT afirma que este año no se podrían dar cambios fiscales adicionales a lo ya establecido. México tendrá que esperar a ver modificaciones sustanciales con la trascendencia de las reformas estructurales: “Veremos un México crecer de forma distinta y paulatina en el lapso de los próximos 30 años”. Por lo pronto, agrega, “se dan pasos peque- ños pero que no se habían visto en años, como es el caso de la baja de tarifas telefónicas, el no incremento en las tarifas de energéticos y la baja en las tarifas de gasolina”. ¿Solo recaudación? Incluir a los contribuyentes que viven en la economía informal a la formalidad será “una tarea ardua que llevará años, donde el gobierno federal deberá demostrar que es un buen administrador de los recursos y que estos son utilizados para el beneficio de los ciudadanos”, puntualiza el funcionario.

La tarea del titular del SAT va más allá de recaudar impuestos, admite Núñez Sánchez, quien siempre ecuánime, tranquilo y muy seguro de sí mismo, dice trabajar, literalmente, de sol a sol, con metas muy establecidas y siempre analizando el entorno actual, no solo económico sino social, en busca de nuevas estrategias de implementación para alcanzar sus metas. “Trabajo desde que hay luz del día hasta que oscurece. Soy de las personas que creen que siempre se pueden mejorar las cosas que se tienen. Así que analizo mucho y me doy mis tiempos para salir, igual a un Vips que a caminar por las calles para analizar a las personas, los entornos y escuchar de lo que hablan los mexicanos para poder seguir trazando metas”, comenta. El jefe del SAT no parece haber olvidado la enseñanza de su padre, don Asunción, quien siendo uno de los contratistas de la Comisión del Río Balsas en la zona mixteca en Huajuapan de León, Oaxaca, siempre antepuso las necesidades de su equipo de trabajo a las de él y su familia, en pro de mantener un equipo de colaboradores fuerte que permitiera sacar adelante las tareas y cualquier imprevisto. Aunque ello le representó vivir en un esquema de renta. Ahora Aristóteles Núñez indica que como persona su meta es que los 37 mil empleados se sientan orgullosos de trabajar en el SAT y como titular del organismo contribuir a dejar una huella de cultura fiscal: “Que se entienda que no hay país que salga adelante sin recaudación fiscal”. De ahí la manta que cuelga de uno de los edificios del patio principal de las oficinas centrales, ubicadas en la esquina de Paseo de la Reforma y Avenida Hidalgo, en la que se deja en claro la meta de contribuyentes y contribuciones a alcanzar por los trabajadores del SAT para este 2016: “2.4 mil millones de pesos, 49 millones de personas físicas registradas ante el SAT, cinco millones de contribuyentes”; es decir, un incremento de 20% en términos nominales y entre 7 y 9% más que en 2015 en términos reales, “lo cual se traduce en una recaudación real de 50 mil millones de pesos más”. Alcances que se llevarán a la realidad no solo ampliando la base gravable, sino mitigando además la evasión fiscal: “El SAT es un organismo cuyas facultades permiten estar más al pendiente de los movimientos del contribuyente, además de que la fiscalización por parte de los ciudadanos ya es una realidad. A mi cuenta de Twitter me llegan mensajes sobre personas o empresas que evaden impuestos; también a mi correo electrónico denuncias de esquemas ilegales; incluso cartas vía mensajería a mi oficina”. Y aunque dice que este año ya se alcanzará la meta de tener a toda la Población Económicamente Activa (PEA) registrada ante el SAT, Núñez Sánchez reconoce que aún existen 28 millones de mexicanos que no cumplen con sus requisitos fiscales. “Hoy al mexicano no le gusta pagar impuestos porque se siente decepcionado de la mala calidad de los servicios, decepcionado de no contar con un trabajo. Sobre todo por el desconocimiento de los beneficios a los que se haría acreedor de ser un contribuyente en la formalidad, como es el caso de los préstamos bancarios, o posibilidades de acceder a esquemas de pensiones”, explica. Convencido, el jefe del SAT asevera que mientras una persona no conozca los esquemas de seguridad poco se avanzará por el camino de la legalidad. “Conozco la importancia de los maestros al luchar por una plaza. En mi familia muchos estudiaron para ser maestros, porque sabían que tener un trabajo de maestro les garantizaba de por vida un esquema, no sé si viable pero sí de supervivencia. Y eso se tiene que hacer en la actualidad: mostrarles a todas esas personas que viven en la informalidad que hay más beneficios si se suben a la formalidad.

Al final del día quienes viven en la economía subterránea pagan cuotas de supervivencia, pero sin beneficios de largo plazo”. Aunque también afirma que la preocupación o percepción de que se pagan muchos impuestos “es errónea. Nuestro esquema fiscal es semejante a muchos países. Tenemos el caso de España, donde una persona física puede incluso pagar por ISR hasta 54% de sus ingresos, o en Estados Unidos 34%, mientras que en México es de 35%”. Donde variamos, recalca, es en la aplicación del gravamen, porque nuestra economía no es igual.

El Contribuyente.

Para el actual jefe del SAT, quien ha trabajado en dicha institución en otras administraciones, es momento de comenzar a darle beneficios palpables al contribuyente. Núñez Sánchez conoce a la perfección su dependencia, pues ha ocupado ahí diversos cargos en distintas administraciones desde que en 1991, como estudiante de la licenciatura en Administración Industrial en el Instituto Polittécnico Nacional (IPN), llegó a hacer su servicio social. “Solo que aún no era el SAT: se trataba de la Subsecretaría de Recaudación, tiempo en que la dependencia apenas tenía algunas computadoras y las cosas eran totalmente diferentes”. Aunque de todas las instituciones del gobierno federal esta era una de las pocas que contaba, desde entonces, con tanto acceso a la información personal de los ciudadanos, desde lo laboral, personal e incluso hasta lo físico, como huellas digitales, la realidad es que mucho de todo esto se almacenaba en papel. De ahí que una de sus labores desde que fue nombrado jefe del SAT es hacer de la tecnología un aliado, no solo para hacer más eficiente la tarea sino para darle un beneficio al contribuyente. Núñez Sánchez busca una revolución digital con la incorporación de procesos informáticos, desde la factura electrónica hasta la contabilidad en línea, y automatizar absolutamente todo el proceso de declaración, al grado de que el contribuyente pueda encontrar su información en el sitio web, lo cual ya está en camino de ser una realidad. Y aunque nunca se alcanzará el ritmo de la tecnología, “el poder hacer uso del acta de nacimiento y documentos oficiales desde una computadora ayudará y facilitará muchas cosas para el contribuyente”. Hoy Aristóteles Núñez Sánchez recorre su propio camino. ¿Cómo pasará a la historia, cómo se le recordará? La realidad es que ello se sabrá al rendir cuentas al término de su labor frente al SAT.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: