Estrategia de Negocios

Vinos, como el lobo

Cómo la fábula de ahí viene el lobo, la industria vitivinícola se encuentra esperando que “ahora sí” lleguen los parámetros de diferencia fiscal.

Y con casi tres años de negociaciones y explicaciones de la diferencia y beneficios que tendría la industria vitivinícola y el campo, y con ello las inversiones en territorio nacional, con disminuir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a este sector, aún no parece haber nada en claro.

Este sector se quiere deslindar de la industria alcohólica, a fin de que el IEPS se diluya o simplemente se lleve a una tasa menor de diez por ciento.

Aunque el planteamiento de este gremio parece ser viable, considerando que buscan una carga tributaria competitiva frente a Argentina, Chilena y España, que abarcan 75% del mercado vitivinícola en territorio nacional, es decir, cinco puntos más que hace dos sexenios, nada está en claro.

El consumo de vino en México aunque va en ascenso, a doble dígito, 75% del mercado está atendido por las firmas extranjeras, aunado a ello sus dos grandes rivales siguen latentes: precio y tramitología.

El gremio, al mando de la Asociación Mexicana Vitivinícola, que preside Luis Cetto, plantea en los corredores legislativos, que se establezca un programa integral que contemple beneficios fiscales a cambio de una mayor inversión.

Sabemos que las negociaciones con las secretarías de Hacienda, al mando de Luis Videgaray, y de Economía, que comanda Ildefonso Guajardo, se revivieron, en pro de que la innovación sea la herramienta más poderosa para competir con el vino de importación, aunque el rival más fuerte es el precio, donde los impuestos y pagos que deben enfrentar son insostenibles.

Además de un esquema de crecimiento por zonas vitivinícolas y capacitación para los jugadores más pequeños.

Se busca que el IEPS se regrese a las empresas vitivinícolas, para que cada una de las firmas pague de forma anualizada, y que dichos recursos se utilicen para reinvertir en campo o en mejores prácticas que apoyen el desarrollo en nuestro país.

Será que la fuerza del campo pueda ser una de las herramientas a utilizar en pro de diferenciarse, pues el costo de los vinos mexicanos está 50% por arriba de los extranjeros.

Ni qué hablar de los precios (elevados) que se manejan en restaurantes, donde podrían dispararse tres veces más.

Los análisis y estudios que se han dado a conocer en el vecino país del norte, sobre los beneficios médicos del vino, podrían incidir en que los impuestos, si no se eliminan, sí se les tome como un rubro diferente al del gremio de bebidas alcohólicas de alta graduación, que no ha resultado.

Ya veremos si en algo concluyen estas peticiones, de lo contrario, veremos un sexenio más donde estas solicitudes son sólo cartas de buenos deseos para el gremio, que si bien ha dado un paso importante con la temporada vitivinícola en Ensenada, la realidad es que el desarrollo en este lugar, de frente a España o Chile, deja todavía mucho que desear.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: