Junta de consejo

Y si hablamos del Producto Nacional Bruto

Vaya estrategias. Aún no terminan de entenderse los ajustes y ahorros del Gobierno Federal y de la Ciudad de México.

La economía está en números rojos, la certidumbre mundial no es un aliciente, y no hay dinero que alcance para las indemnizaciones ni siquiera con las estrategias que ahora se siguen al interior del Gobierno, que encabeza Andrés Manuel López Obrador y el de Claudia Sheinbaum.

Nos comentan que además del ajuste a la baja de salario que tuvieron al inicio de este gobierno, de la eliminación de prestaciones y servicios como el seguro de gastos médicos mayores, que se tradujo en una mayor carga al ISSSTE, que encabeza Luis Antonio Ramírez, ahora se suman más ajustes, voluntariamente a fuerza. Resulta que desde abril pasado, de subdirectores hacia arriba, es decir personal con ingresos de 25,000 pesos hacia arriba debieron optar por destinar de 1 a 6% de su salario, por un lapso de cuatro meses consecutivos, de forma voluntaria, y en muchos casos hasta nuevo aviso.

Claro, firmando de por medio, y con nombre y apellido, su aportación. Se dice no se procederá en contra, pero se sabe que sólo un 50% de los trabajadores de gobierno regresarán cuando se reactiven las actividades.

Aunado a ello, no hay que olvidar que los trabajadores que hoy trabajan en el gobierno están impedidos por Ley que laboren en algo relacionado a lo que saben hacer, y ejercen, por un lapso de 10 años. Es decir, la aportación “es voluntariamente a fuerza”.

¿Qué pasa con las dependencias que apoyan los derechos humanos y al trabajador, como es el caso de la Secretaria del Trabajo o las Juntas de Conciliación y Arbitraje? Estas también participan en la coperacha.

¿Y el aguinaldo? Por Ley sería anti constitucional que se los quitaran, pero sí pueden recibirlo y donarlo.

Ah, pero hay un as bajo la manga. El salario base de muchos trabajadores es muy pequeño, hablamos del registrado ante el ISSSTE, pero, se nivela con la compensación garantizada. El gran “pero” es que el salario vía compensación sale por decreto presidencial, al igual que la parte proporcional de aguinaldo. Y es, en este punto, donde ya se habla, podría no salir dicho decreto.

¿Que este ajuste salarial, de ahorro, es para apoyar la situación generada por el Covid-19? No, este proceso se había gestionado desde inicios de gobierno.

Pero hoy podrían cambiar las cosas para reactivar y mover la economía. Claro, pero ello no se prevé. No, por ahora. El ahogo que sienten los trabajadores de gobierno, sigue en marcha, tan es asi, que muchos trabajadores le dirán adiós a sus computadoras de oficina, ¿tendrá que llevar una propia?  Aún no se define el tema.

¿Que es mejor eso a nada? Claro, nos dicen. El desempleo continúa y se calcula que 45% de la mano de obra que venía laborando hasta diciembre del 2018 no vera regresar sus condiciones, en por lo menos dos años más.

¿Que si es óptima la estrategia de ahorro? No, menos cuando se vive a nivel mundial una pandemia, una parálisis de inversión, incertidumbre y ahora, una parálisis del gasto del Gobierno Federal nacional.

¿Que se puede hacer algo? Claro, cambiar de coordenadas y establecer una buena estrategia económica. Reactivar el PIB y monitorear correctamente el Producto Nacional Bruto, a fin de establecer si el gasto del Gobierno Federal es el adecuado en los rubos que se dice, porque entre ahorro de gobierno y pago de indemnizaciones los recursos no parecen alcanzar, ni permear a todos los mexicanos.

About the author

Marielena Vega

Marielena Vega

Marielena Vega
@marielenavega
Periodista financiera, columnista en @eleconlmista, conductora en #IndiceEconómico ADN40, cofundadora de SDYAmor 889fm ACIR, directora y fundadora de revista ZAFO única revista de finanzas para niños, y directora editorial de la revista de derecho laboral patronal Evidenicas.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: